El código Miguel Ángel V: los mensajes de la Capilla Sixtina
Los Divulgadores
El código Miguel Ángel V: los mensajes de la Capilla Sixtina - Los Divulgadores
    Miguel Angel, Capilla Sixtina, secretos sixtinos, DHT, otro renacimiento,
    Print Friendly

    El código Miguel Ángel V: los mensajes de la Capilla Sixtina

    12 diciembre, 2013 por
    Miguel Angel, Capilla Sixtina, secretos sixtinos, DHT, otro renacimiento,

    Una de las icónicas escenas creadas por Miguel Angel, “La creación de Adán”, ubicada en la parte central del techo de la Capilla Sixtina.

    La obra del genio italiano del renacimiento, Miguel Ángel Buonarroti (1475-1564), guarda una serie de símbolos codificados en los cuales el artista plasmó su particular cosmovisión del universo. Esta visión fue fruto de los conocimientos ancestrales de las escuelas mistéricas y esotéricas de oriente que obtuvo durante su formación en lo que hemos denominado “el otro renacimiento”.

    A pesar de que Miguel Ángel desarrolló su talento y filosofía bajo la ominosa sombra de la Iglesia Católica del siglo XV, la mente del artista florentino decidió distanciarse de las enseñanzas exotéricas del catolicismo para enrumbarse hacia otros horizontes delineados por conceptos y símbolos que se desvanecen en el tiempo.

    Hemos revisado las enseñanzas esotéricas que se encuentran codificadas en las protuberancias en forma de cuernos que Miguel Ángel esculpió en la cabeza del Moisés que realizó para la tumba del Papa Julio II y hemos tratado de descifrar el significado de los extraños diseños geométricos que adornan el piso original de los pasadizos laterales de la Biblioteca Laurenciana.

    Los mensajes ocultos en ambas obras nos alejan de la simple idea de un Dios creador que envió a su hijo Jesús a la Tierra para lavar nuestros pecados y nos acercan a una definición de Dios más compleja y abstracta: una mente cósmica creadora que existió antes que la materia, que generó la materia y que habita en nuestras mentes individuales, capaces aún de comunicarse con ella y capaces de influenciar la realidad que percibimos.

    Esta idea queda confirmada, casi de manera explícita, en los mensajes de la Capilla Sixtina, dónde se esconden las llaves del Código Miguel Ángel, y es fundamental en tanto que nos sirve para apreciar, en su verdadera dimensión, los conceptos expresados en las entradas anteriores de esta serie.

    Miguel Angel, Capilla Sixtina, secretos sixtinos, DHT, otro renacimiento,

    A la izquierda un grabado del siglo XIX que muestra como lucía la Capilla Sixtina en el siglo XV. A la derecha, Francesco della Rovere quien pasó a la historia como el Papa Sixto IV.

    Una Capilla para los Della Rovere

    En el año 1471, el cardenal franciscano Francesco della Rovere (1414-1484) fue elegido Papa. Durante sus trece años en la silla de San Pedro, Francesco della Rovere confirmó las bulas papales que otorgaban a los portugueses el derecho de adquirir esclavos en las costas africanas, emitió la bula papal que creó la Santa Inquisición y restauró una antigua capilla conocida como la “Capilla Magna”, convirtiéndola en lo que conocemos como la Capilla Sixtina. El nombre de esta capilla se derivó del nombre que Francesco della Rovere asumió cuanto tomó el papado: Sixto IV.

    El Papa Sixto IV  contrató a los mejores pintores florentinos de la época para que pintasen los muros y el altar principal de la Capilla Sixtina. Este selecto grupo de pintores estaba compuesto por genios de la altura de Sandro Botticelli (1445-1510), Cosimo Rosselli (1439-1507), Domenico Ghirlandaio (1449-1494), Luca Signorelli (1445-1523) y Perugino (1448-1523).

    El plan del Papa Sixto IV para la Sixtina era crear un paralelo entre la tradición hebrea y cristiana, recordar la ascensión de la Virgen María al cielo y, sobretodo, solidificar y glorificar la autoridad de su familia: los della Rovere de Liguria.

    Para cumplir con sus objetivos, Sixto IV indicó al equipo de pintores de Florencia que los paneles de la parte norte de la capilla debían relatar escenas de la vida de Jesús mientras que los paneles de la parte sur debían relatar escenas de la vida de Moisés.  En la pared del altar de la capilla, Sixto IV les ordenó que pintasen un fresco de la ascensión de la Virgen María al cielo. Perugino realizó este fresco e incluyó la figura del Papa Sixto IV arrodillado ante la virgen. Este fresco sería reemplazado por “El juicio final” de Miguel Angel.

    Miguel Angel, Capilla Sixtina, secretos sixtinos, DHT, otro renacimiento,

    Fragmento del fresco titulado “Descenso del Monte Sinaí” que Cosimo Roselli realizó para una de las paredes de la Sixtina. Abajo, el escudo de armas de la familia della Rovere.

    Para demostrar la superioridad de su familia, Francesco della Rovere ordenó que pintasen al primer sumo sacerdote judío, Aarón, y al primer Papa, Pedro, adornados en ropas con los colores principales del escudo de armas de la familia della Rovere: azul y dorado. Por esta misma razón, toda la Capilla Sixtina está adornada por figuras de árboles de roble y bellotas que son el símbolo del escudo de armas de la familia della Rovere.

    Como si fuera poco, Sixto IV hizo colocar su retrato encima de los retratos de los primeros treinta Papas, justo en el centro de la pared frontal, encima de la ascensión de la Virgen María, tratando de demostrar que era el Papa más poderoso y divino.

    Al margen del aire espiritual o místico que se le otorga usualmente, la Capilla Sixtina fue planeada por Francesco della Rovere para solidificar la posición de su familia en la organización religioso-política más poderosa de aquellos tiempos: la Iglesia Católica.

    Los planes originales de la Sixtina

    En 1503, otro miembro de la familia della Rovere, el cardenal Giuliano della Rovere (1443-1513) fue elegido Sumo Pontífice bajo el nombre de Julio II.  Antes de cumplir un año en la silla papal, Julio II contactó a Miguel Ángel, quien venía de esculpir el “David”, para encargarle la realización de su tumba que pretendía erigir como la más imponente de la historia. Esta tumba estaría ubicada en la Iglesia de San Pedro encadenado en Roma. Fue para esta obra, que Miguel Ángel esculpió el Moisés con cuernos, al cual le hemos dedicado los primeros artículos de esta serie.

    Miguel Angel, Capilla Sixtina, secretos sixtinos, DHT, otro renacimiento,

    Detalle de retrato del Papa Julio II realizado por Rafael Sanzio entre 1511 y 1512.

    Años después, en 1508, Julio II concentró sus esfuerzos en terminar la obra máxima de su tío Francesco della Rovere: la Capilla Sixtina. Miguel Ángel, quién se encontraba trabajando en la tumba del Papa, fue convocado a Roma para pintar el techo de la capilla que tenía, en ese entonces, un simple diseño de estrellas doradas sobre un cielo azul.

    El arquitecto Donato Bramante (1444-1514), uno de los enemigos históricos de Miguel Ángel, estaba molesto puesto que el Papa Julio II no le había confiado la realización de su tumba ya que había preferido a Miguel Ángel. En un maquiavélico plan para llevar a Miguel Angel a un terreno que no era su especialidad, Bramante convenció al Papa Julio II de que le encargase los frescos del techo de la Sixtina. Bramante pensó que Miguel Angel, que no tenía gran experiencia en el arte de la pintura, haría un mal trabajo que lo desacreditaría ante Julio II.

    Entre 1508 y 1512, Miguel Ángel Buonarroti realizó una obra sin precedentes que demostró el alcance de su visión artística: los frescos que adornan el techo de la Capilla Sixtina en el Vaticano.

    Según los investigadores Benjamin Blech y Roy Doliner en su libro “Los secretos Sixtinos”, los principales consejeros del Papa Julio II sobre los frescos que debían adornar la Capilla Sixtina fueron el cardenal agustiniano Egidio de Viterbo (1469-1532), el reconocido arquitecto italiano Donato Bramante y el cardenal Francesco Alidosi (1455-1511).

    Miguel Angel, Capilla Sixtina, secretos sixtinos, DHT, otro renacimiento,

    Ilustración de como habría lucido la Capilla Sixtina en 1480 antes de que Miguel Angel pintara el techo. Abajo, el cardenal Egidio de Viterbo, quién propuso que el techo de la Sixtina debía expresar la divinidad del Papa Julio II.

    El comité de asesores decidió junto con el Papa Julio II que las figuras y personajes que adornarían el techo de la Capilla Sixtina debían ser totalmente cristianas y debían incluir a Jesús, a los doce apóstoles, a Juan el Bautista y a José y María.

    Hay que aclarar, para aquellos que no conocen el techo de la capilla Sixtina, que los planes originales no tienen ninguna relación con lo que finalmente Miguel Ángel plasmó durante cuatro años de su vida.

    Los planes que Julio II le presentó a Miguel Ángel incluían la imagen de Jesús como personaje central del techo sobre la entrada principal. De esta manera, Jesús, en cada ceremonia, la entrada del Sumo Pontífice y su séquito al recinto.

    En los doce triángulos ubicados en el perímetro del techo deberían estar representados los doce apóstoles y la amplia parte central debería ser adornada por un tramado geométrico compuesto por diamantes y rectángulos, como se solía hacer en los palacios de la Roma imperial.

    Eventualmente, Miguel Ángel obtuvo el permiso del Papa para realizar un diseño que incluyese imágenes del Antiguo Testamento pero Egidio de Viterbo propuso que el techo en su totalidad debería expresar que su excelencia el Papa Julio II había sido especialmente elegido por Dios para liderar el mundo.

    Miguel Ángel se reunió en privado con el Papa Julio II para decirle que los diseños propuestos eran de muy baja calidad artística o, en otras palabras, pobres. El mismo Miguel Ángel relató a su biógrafo Giorgio Vasari (1511-1574) que el Papa aceptó sus comentarios diciéndole que hiciera lo que deseara hacer.

    Miguel Angel, Capilla Sixtina, secretos sixtinos, DHT, otro renacimiento,

    Dos retratos del Papa Julio II extraídos de los frescos pintados por Rafael Sanzio para las habitaciones del Palacio Apostólico del Vaticano conocidas como las Estancias de Rafael,

    Probablemente, como afirman los investigadores Benjamin Blech y Roy Doliner, Miguel Ángel hizo un trato que apelaba a la evidente vanidad de Julio II. Miguel Ángel le habría prometido al Papa pintar su retrato sobre la entrada principal de la capilla, donde los planes originales habían colocado la figura de Jesús.

    Esta teoría no está tan alejada de la realidad puesto que muchas paredes del Vaticano pintadas durante el papado de Julio II tienen, de una u otra manera, su retrato. Un buen ejemplo son las habitaciones del Palacio Apostólico conocidas como las Estancias de Rafael , dónde el retrato de Julio II aparece en varios muros.

    Las verdaderas intenciones de Miguel Angel

    Miguel Ángel era un escultor y no un pintor. Si bien nadie dudaba de su genialidad, el artista florentino no tenía la experiencia suficiente realizando frescos como para asumir semejante proyecto.

    Sin embargo, Miguel Ángel tomaría el reto para mostrar el verdadero alcance de su talento, expresar la molestia que le provocaba la injusticia y hipocresía que observaba en el Vaticano y dejar varios mensajes codificados sobre sus verdaderas creencias, aquellas recibidas en el seno del “otro renacimiento” y provenientes de las sociedades mistéricas de Oriente.

    Miguel Angel, Capilla Sixtina, secretos sixtinos, DHT, otro renacimiento,

    Detalle del fresco del techo de la Capilla Sixtina pintado por Miguel Angel que narra la expulsión de Adán y Eva del paraíso.

    La indignación de Miguel Ángel frente a la Iglesia Católica del renacimiento queda reflejada en una carta que le envió a uno de sus amigos en 1512, al terminar de pintar los frescos del techo de la Sixtina:

    “Aquí hacen cascos y espadas con cálices. Y venden la sangre de Dios al por mayor; su cruz y sus espinas las convierten en lanzas y escudos; Pero incluso así la paciencia de Cristo aún llueve sobre ellos. Pero esperemos que él no venga más y que su sangre se eleve hasta las estrellas ya que, ahora, su sangre se vende en Roma y todos los caminos hacia la virtud están cerrados.”

    Miguel Ángel tenía otros planes para el techo de la Sixtina y estos debían ser llevados a cabo en secreto para evitar que la Iglesia Católica lo apresase o lo ejecutase por hereje.

    Fue por estas razones que Miguel Ángel despidió a todos los asistentes romanos que habían sido asignados para la obra y solo contrató a ayudantes florentinos con experiencia en frescos, pero aún más importante, capaces de mantener la boca cerrada.

    El hombre que ignoró a Jesús

    Según el biógrafo Giorgio Vasari, los cuatro años que tardó Miguel Ángel en pintar el techo de la Sixtina fueron extremadamente duros para el artista. Miguel Ángel se cayó del andamio dos veces, en una de ellas rompiéndose una pierna. El artista llegó al punto de destruir todo el trabajo que habían realizado sus asistentes y encerrarse en la capilla para continuar pintando los frescos casi solo.

    Miguel Angel, Capilla Sixtina, secretos sixtinos, DHT, otro renacimiento,

    Detalle del techo de la Capilla Sixtina. Al centro de izquierda a derecha los cuatro frescos que narran la creación del mundo.

    Largas sesiones de pintura, muchas veces alumbrado solo por velas, en incómodas posiciones sobre un andamio del que raramente descendía, pues hasta la comida se la alcanzaban, tuvieron un precio en la salud de Miguel Ángel. Sus ojos nunca se recuperaron del hecho de pasar cuatro años recibiendo constantemente gotas de pintura y polvo de yeso.

    El 1ero de Noviembre de 1512, la Capilla Sixtina fue finalmente inaugurada en una ceremonia presidida por el Papa Julio II.

    Aunque la obra de Miguel Ángel difería radicalmente de los planes originales de Julio II, el Papa solo le reclamó al artista no haber puesto los colores dorados y azules de la familia della Rovere adornando las imágenes del techo.

    A lo largo de los más de cuarenta metros de largo del techo de la Capilla Sixtina, Miguel Ángel pintó nueve escenas del libro del Génesis, siete retratos de profetas de Israel que supuestamente anunciaron la llegada de Jesucristo, cinco retratos de las sibilas más representativas del mundo clásico, cuatro secuencias que narran momentos importantes asociados a la salvación del pueblo de Israel, ocho representaciones de familias bíblicas y catorce frescos que, de manera arbitraria, hacen referencia al linaje de Jesús desde su padre terrenal José hasta Abraham.

    Un detalle que casi pasa desapercibido para el observador casual de los frescos del techo de la Sixtina es la ausencia total de la imagen del fundador de la religión católica.

    Miguel Angel, Capilla Sixtina, secretos sixtinos, DHT, otro renacimiento,

    Detalle del techo de la Capilla Sixtina. Al centro de derecha a izquierda los cuatro frescos que narran la expulsión del paraíso y el diluvio universal. A la izquierda, en el centro vertical, el profeta Zacarías.

    Jesús no está representado en el techo de la Sixtina.

    Sobre la entrada principal de la capilla, dónde según los planes originales debía haber estado la imagen de Jesús, estaba el profeta judío Zacarías con un rostro que los investigadores Benjamin Blech y Roy Doliner han identificado con el del Papa Julio II. Miguel Angel habría hecho un trato con el Papa Julio II para evitar colocar a Jesús y en su lugar pintar la imagen del profeta Zacarías con el rostro del Sumo Pontífice.

    Pero, ¿por qué Miguel Ángel habría escogido a uno de los profetas judíos menos conocidos para adornar la entrada principal de la capilla?

    La elección particular del profeta Zacarías podría estar justificada en la ira que producía en Miguel Ángel la injusticia y el abuso que observó en el Vaticano. El profeta Zacarías fue quien advirtió que si la corrupción y la falta de espiritualidad de los sacerdotes del Segundo Templo Sagrado no se detenían, las puertas del Santuario se destruirían y los enemigos entrarían. Poner a Zacarías encima de la entrada de la Sixtina, era una advertencia velada sobre las consecuencias de la corrupción de la Iglesia.

    Si bien Jesús es el ausente más importante no es el único. En los frescos del techo de la Sixtina no están representados Juan El Bautista, el apóstol Pedro, el apóstol Pablo, la virgen María, los evangelistas, o los mártires cristianos. La mayoría de las figuras que adornan el techo de la Sixtina son personajes judíos del Antiguo Testamento y no cristianos.

    Miguel Angel, Capilla Sixtina, secretos sixtinos, DHT, otro renacimiento,

    Detalle del retrato del profeta Zacarías realizado por Miguel Angel en la Capilla Sixtina. Abajo, retrato del Papa Julio II.

    Jesús no aparece en el techo pero es el personaje central del fresco que Miguel Angel realizó, en 1534, para adornar la pared detrás del altar de la capilla. Este fresco titulado “El juicio final” ha sido utilizado por algunos historiadores del arte para sostener que Miguel Angel no colocó a Jesús en el techo puesto que sabía que tendría el protagonismo en esta obra.

    El problema con esta hipótesis es que Miguel Angel terminó el techo en 1512 sin ninguna intención de volver a pintar. Pasaron 22 años hasta que otro Papa prácticamente obligó al artista florentino a pintar el fresco que adorna la pared detrás del altar que tiene a Jesús como personaje principal. En 1512, Miguel Angel terminó de pintar el techo de la Sixtina sin incluir a Jesús y sin imaginar que más de veinte años después volvería para pintar la pared posterior.

    Si Miguel Ángel se atrevió a ignorar a la figura máxima de la religión católica ¿qué otros mensajes escondió entre los trazos del techo de la Capilla Sixtina?

    Oráculos y Pitonisas

    Otro detalle que llama la atención es la inclusión de las cinco sibilas más importantes del mundo antiguo entre los personajes retratados en el techo de la Sixtina. Este detalle debe haber sido necesariamente aprobado por el Papa Julio II puesto que es demasiado evidente y este lo debería haber visto en las diferentes visitas que realizó a la capilla para supervisar los avances en el trabajo de Miguel Angel. Además, la Biblioteca del Vaticano, construida durante el papado de Julio II, también está adornada con representaciones de sibilas.

    En la Grecia antigua y en otras regiones del Mediterráneo y de Asia Menor, las Sibilas eran mujeres con poderes especiales que entraban en contacto con los dioses, a través de trances psicológicos, y canalizaban la voz de estos para responder a las preguntas del pueblo.

    Miguel Angel, Capilla Sixtina, secretos sixtinos, DHT, otro renacimiento,

    Derecha, la Sibila Délfica pintada por Miguel Angel en el techo de la Sixtina. Izquierda, el sitio arqueológico del Oráculo de Delfos en el Monte Parnaso.

    Estas profetisas o adivinas llevaban una vida generalmente triste confinadas de por vida a los templos. Las Sibilas respondían a preguntas como ¿dónde iniciar una nueva colonia? ¿cuándo atacar al enemigo? ¿cómo terminar con una maldición o desastre natural? o ¿a quién escoger como líder político?

    El oráculo de Delfos, ubicado en las alturas del Monte Parnaso, fue el templo más importante de Grecia. Construido en nombre del dios Apolo, Delfos era considerado como el ombligo del mundo. En este oráculo, primero profetizó la Sibila Délfica y luego la sacerdotisa del dios Apolo conocida como la Pythia.

    Para el geógrafo e historiador griego Pausanias (110 – 180 DC), la Sibila Délfica pertenece a una tradición más antigua que el oráculo de Delfos: “había nacido de un hombre y una diosa, hija de los monstruos del mar y una ninfa inmortal”. Para otros historiadores, era la hija o hermana del dios Apolo.

    Aunque es imposible determinar si las Sibilas realmente se comunicaban con los dioses, estas decidieron, por muchos años, todo tipo de asuntos terrenales, desde cuando se debían sembrar las semillas hasta el momento más oportuno para iniciar una guerra.

    Si las Sibilas representaban una forma ancestral, más antigua que Jesucristo, de comunicarse con los dioses ¿Por qué el Papa Julio II habría estado de acuerdo en retratar a las Sibilas en el techo de la Sixtina?

    Probablemente el Papa Julio II estaba tratando de asentar la idea de que las Sibilas habían profetizado la llegada del verdadero salvador de la humanidad. La Sibila más famosa y aquella que los católicos habrían usado como pretexto para apropiarse de esta tradición mistérica fue la que profetizaba en Roma: la Sibila de Cumas.

    Miguel Angel, Capilla Sixtina, secretos sixtinos, DHT, otro renacimiento,

    La Sibila de Cumas pintada por Miguel Angel en el techo de la Sixtina. Abajo, el rostro de la Sibila Délfica.

    El poeta romano Virgilio (70-19 AC) recogió, en su obra “Las Bucólicas”, una supuesta profecía realizada por la Sibila de Cumas en la que esta anunciaba la llegada de un salvador. Los católicos de la Edad Media identificaron a este salvador como Jesús y esto llevó a la Iglesia Católica a sostener que las Sibilas del mundo antiguo también habían anunciado la llegada de Jesucristo.

    Los rostros que Miguel Angel decidió pintar para la Sibila Délfica y la Sibila de Cuman son radicalmente diferentes. Mientras la Sibila Délfica tiene un bello rostro que al mismo tiempo expresa asombro, paz y temor La Sibila de Cuman tiene un rostro endurecido que expresa angustia y desesperación.

    Si la Sibila de Cuman fue la que supuestamente profetizó la llegada de Jesús, ¿por qué no representarla con la paz y asombro casi divino que tiene el rostro de la Sibila Délfica, considerada por los especialistas como una de los frescos más finos y logrados de la Capilla Sixtina?

    Miguel Angel nos deja ahí otro de sus mensajes encriptados.

    Un Dios escondido

    La parte central del techo de la Capilla Sixtina está adornada con nueves escenas que narran el libro del Génesis desde la creación del mundo y la creación de Adán y Eva hasta la historia de Noé. La cronología de las escenas empieza en la parte trasera de la capilla, con Dios separando la luz de la oscuridad y termina en la entrada principal de la capilla, con la imagen de Noé borracho debajo del profeta Zacarías.

    Los primeras cuatro paneles titulados: “Separación de la luz y la oscuridad”, “Creación del Sol y de la Luna”, “Separación de la tierra y de las aguas” y “Creación de Adán” son muy diferentes a los cinco paneles siguientes que relatan la expulsión del paraíso y la historia del diluvio universal. Mientras estos últimos cinco paneles tienen varios personajes y presentan un carácter más narrativo, los primeros cuatro son mucho más simples y tienen como únicos personajes a Dios acompañado de Adán o a Dios con alguno de los elementos naturales.

    Miguel Angel, Capilla Sixtina, secretos sixtinos, DHT, otro renacimiento,

    Fresco realizado por Miguel Angel en el techo de la Sixtina titulado la “Creación de Adán”.

    Miguel Ángel empezó a pintar estos cuatro frescos en el invierno de 1511, luego de haber pintado los cinco que relatan la expulsión del paraíso y la historia de Noé. Es importante entender que Miguel Ángel prefirió empezar pintando las escenas de la expulsión del paraíso y la historia de Noé y dejó para el final los cuatro primeros frescos que relatan la parte trascendental de la experiencia humana: la creación del universo.

    Una de las nueves escenas tomadas de los relatos del libro del Génesis se denomina “La Creación de Adán”. Este fresco ubicado en la parte central del techo de la Capilla Sixtina representa el momento en el que, según la tradición católica, Dios le dio vida al primer hombre.

    En este fresco, que se ha convertido en la imagen icónica de la creación,  Dios aparece al lado derecho envuelto en una especie de manto o nube escarlata extendiendo su brazo hacia Adán que está ubicado en el lado izquierdo de la composición.

    A primera vista los únicos personajes son Adán y Dios pero según las investigaciones que realizó el Dr. Frank Lynn Meshberger en 1990 existe un tercer personaje oculto en la imagen. Según Meshberger, el manto o nube que encierra la figura de Dios representa casi exactamente un cerebro humano, con arterias, glándulas y nervios ópticos, visto en un corte lateral (ver imagen de abajo).

    Para esto, Meshberger realizó un trazo lineal del cerebro humano visto lateralmente respetando los detalles más importantes. La superposición entre este dibujos y el fresco de Miguel Ángel es casi exacta.

    Miguel Angel, Capilla Sixtina, secretos sixtinos, DHT, otro renacimiento,

    La imagen de Dios en la “Creación de Adán”. La línea amarilla representa una síntesis de los organos del cerebro vistos en un corte lateral.

    El mismo Meshberger explica la ubicación de los diferentes partes del cerebro dentro del fresco:

    “La circunvolución del cíngulo se extiende a través de la cadera (del ángel) en frente de Dios, a través de los hombros de Dios y abajo hacia el brazo izquierdo de Dios, extendiéndose sobre la frente de Eva (debajo del brazo izquierdo de Dios). La tela verde que flota en la base representa la arteria vertebral en su recorrido hacia arriba…La espalda del ángel que se extiende lateralmente debajo de Dios, representa el puente troncoencefálico, y la cadera de este ángel y su pierna representan la espina dorsal. La glándula pituitaria y el infundibulum son delineados con la pierna y pie del ángel que se extiende en la parte de abajo. Nótese que los pies de Dios y Adán tienen cinco dedos…. La pierna derecha de este mismo angel (debajo de la mano derecha de Dios) está flexionada en la cadera y en la rodilla; la entrepierna representa el nervio óptico, la rodilla el quiasma óptico y la pierna el tracto óptico.”

    La explicación que Meshberger le otorgó a este hallazgo fue que Miguel Ángel quería expresar que Dios le estaba dando a Adán el intelecto, la mente.

    El fresco supuestamente representa el momento en el que Dios estira su mano para poder darle la “chispa de la vida” a Adán. Es decir, ambos personajes se están acercando mutuamente para que Dios le pueda entregar la “chispa de la vida” a Adán. Uno puede imaginarse a esta chispa saltando del dedo de Dios hacia el de Adán. Sin embargo, Adán ya tiene vida puesto que tiene los ojos abiertos y está estirando su brazo para recibir algo de Dios. Entonces, Dios no está a punto de darle la “chispa de la vida” a Adán sino algo diferente.

    En la hipótesis de Meshberger, Dios estaba a punto de otorgarle la mente o el intelecto a Adán. Por esto Miguel Ángel Buonarroti ocultó la imagen de un cerebro humano detrás de Dios.

    Miguel Angel, Capilla Sixtina, secretos sixtinos, DHT, otro renacimiento,

    “La creación de Adán” de Miguel Angel. Abajo, detalle de la mano de Adán.

    La interpretación de Meshberger tiene lógica pero para Los Divulgadores, el mensaje es aún más sutil y complejo.

    En nuestra visión, existe un detalle determinante que define el momento exacto de la escena que quiso expresar Miguel Ángel. La mano de Adán se encuentra en reposo ya que sus dedos apuntan hacia abajo. La escena tiene un aire de calma porque el instante capturado por Miguel Ángel sucede segundos después de que Dios creó a Adán. Dios no se está acercando a Adán sino que se está alejando de él después de haberlo creado. Es por esta razón que la mano de Adán se encuentra en reposo.

    Para Miguel Ángel, la escena representa lo que sucedió segundos después de que la mente cósmica escondida detrás del dios cristiano, creó al primer hombre.  La mente cósmica creó al primer hombre y precedió a la materia.

    Miguel Ángel se vio obligado a ocultar este mensaje ya que los conceptos que se desprenden del mismo habrían provocado la furia del clero de la Iglesia Católica, quien lo habría ejecutado por hereje.

    Cuando decimos mente cósmica, nos referimos a mente en el sentido más amplio de la palabra: mente cósmica como conciencia cósmica, como espíritu cósmico, como alma cósmica siempre inmaterial y siempre capaz de crear y modificar la materia.

    Los Divulgadores creemos que Miguel Ángel influenciado por las tradiciones mistéricas de Oriente y abrumado por las injusticias y abusos cometidos por el clero católico romano decidió esconder en el corazón mismo del Vaticano la llave de sus creencias: Dios no es más que la gran mente cósmica. Una mente cósmica que creó a la materia y que todos llevamos dentro de nosotros desde que nacemos.

    Miguel Angel, Capilla Sixtina, secretos sixtinos, DHT, otro renacimiento,

    Detalle del fresco de Miguel Angel titulado “Separación de la luz y la oscuridad”.

    Otro cerebro escondido

    Si bien el fresco que representa el momento en el que Dios le otorga vida a Adán es uno de los más importantes de la Capilla Sixtina ya que narra la creación del primer hombre, existe otro fresco que es trascendental pues narra el inicio mismo del universo, el momento en el que el universo empezó a existir. Este fresco se denomina “Separación de la luz y la oscuridad”.

    Miguel Ángel decidió dejar la realización de este fresco para el final pues lo terminó de pintar a escasos cuatro meses de la inauguración de la Capilla Sixtina. Según el historiador Ross King en su libro “Miguel Ángel y el techo del Papa”, el artista había terminado los frescos titulados “Separación de la luz y la oscuridad” y “Creación del Sol y de la Luna” poco antes de la visita del Duque de Ferrara, quién solicitó ver los avances en el trabajo de Miguel Ángel, en Julio de 1512.

    ¿Por qué Miguel Ángel dejó para el final el fresco que podría haber sido el primero pues representaba la creación del mundo?

    Este fresco, ubicado en un lugar especial pues se encuentra al final de la capilla encima del altar, tiene como único a personaje a Dios, quien tiene los brazos levantados en un gesto de conjuro o de creación.

    Según Giorgio Vasari, el biógrafo de Miguel Ángel, el pintor realizó este fresco “para demostrar la perfección de su arte y la grandeza de Dios.”

    En el 2009, el neurocirujano Rafael J. Tamargo y el ilustrador médico Ian Suk, ambos reconocidos profesores de la Universidad John Hopkins, publicaron un estudio titulado “Neuroanatomía oculta en la ‘Separación de la luz y la oscuridad’ de Miguel Ángel en la Capilla Sixtina”.

    Miguel Angel, Capilla Sixtina, secretos sixtinos, DHT, otro renacimiento,

    A, Adán de la “Creación de Adan”.B, Ignudo del “Sacrificio de Noé”. C, Adán (invertido) de la “Expulsión del jardín del Edén”. D, Eva (invertida) de la “Expulsión del jardín del Edén”. E, Dios de “Separación de la luz y la oscuridad”.

    En este estudio, Tamargo y Suk sostienen que el fresco titulado “Separación de la luz y la oscuridad” esconde otra imagen del cerebro humano, aún más detallada que aquella descubierta por Frank Lynn Meshberger en la “Creación de Adán”.

    En este fresco no se puede apreciar con claridad el rostro de Dios ya que el pintor decidió retratarlo desde abajo. Lo que sí se aprecia con claridad es el cuello de Dios y es justamente aquí dónde, según Tamargo y Suk, Miguel Ángel escondió una impresionante imagen del cerebro humano.

    Lo primero que llamó la atención de Tamargo y Suk fue la forma del cuello de Dios en “Separación de la luz y la oscuridad”. Para los investigadores, e0ste cuello no es anatómicamente correcto pues presenta una serie de irregularidades.

    Como se puede apreciar en la imagen de arriba, el cuello de Dios, en el fresco mencionado, es diferente de los cuellos de otros personajes que aparecen en el techo de la Capilla Sixtina. Más aún, la luz que ilumina al torso de Dios proviene de la parte inferior izquierda mientras que la luz que ilumina su cuello proviene de la parte frontal ligeramente hacia la derecha.

    Para los investigadores no cabe la posibilidad que un maestro de la talla de Miguel Ángel haya representado de manera errónea la anatomía del cuello de Dios y que se haya equivocado en la dirección de la luz que supuestamente iluminaba su obra:

    “Estas irregularidades se encuentran en el cuello de Dios, que tiene varios detalles que no son anatómicamente correctos, y que están en aparente discordancia con la fuente de luz del fresco. ¿Son estas irregularidades simples errores? Proponemos que no lo son. Alternativamente, ¿Miguel Angel, en el pico de sus habilidades, trató de representar algo más? Nosotros sostenemos que sí.”

    Miguel Angel, Capilla Sixtina, secretos sixtinos, DHT, otro renacimiento,

    La fuente de luz que ilumina el torso de Dios no es la misma que ilumina su cuello.

    Según Tamargo y Suk, las irregularidades en el cuello de Dios no son errores sino que corresponden a un dibujo del cerebro humano, visto desde su parte inferior, que incluye detalles como el bulbo raquídeo, la medula espinal cervical, el puente troncoencefálico y el quiasma óptico que es el área dónde se cruzan los nervios ópticos en la parte inferior del cerebro.

    Siguiendo las líneas trazadas por Miguel Ángel en el cuello de Dios se puede dibujar, de manera anatómicamente correcta, una imagen del cerebro vista desde el abdomen.

    En la imagen de abajo se puede apreciar una comparación entre las líneas trazadas por Miguel Ángel en el cuello de Dios y una representación exacta del cerebro visto desde su parte inferior.

    Miguel Angel, Capilla Sixtina, secretos sixtinos, DHT, otro renacimiento,

    A la izquierda el cuello de Dios en “Separación de la luz y la oscuridad”. A la derecha, el cerebro humano visto desde abajo.

    Los cuatro paneles que Miguel Ángel pintó un año antes de terminar su trabajo en la Capilla Sixtina presentan al personaje que representa a Dios siempre con la misma túnica de color rojo. Sin embargo, en el fresco “Separación de la luz y la oscuridad” la túnica de Dios tiene un pliegue vertical que no existe en ninguno de los otros frescos y que, sobretodo, no fluye de manera natural ni con la tela ni con el torso de Dios. En este caso tampoco cabe la posibilidad de un simple error.

    Miguel Ángel era conocido por su talento esculpiendo los pliegues de las vestimentas de sus personajes, como en la majestuosa Pieta,  y no habría dejado una anomalía como esta en una de sus obras más importantes.

    Para Tamargo y Suk, el pliegue vertical en la tela que cubre a Dios podría ser una continuación de la imagen del cerebro que se encuentra en el cuello de Dios. Más precisamente, el pliegue representaría representa la médula espinal recorriendo el tórax en camino al cerebro (ver imagen de abajo)

    Miguel Angel, Capilla Sixtina, secretos sixtinos, DHT, otro renacimiento,

    Según Tamargo y Suk, el pliegue de la túnica de Dios sería la médula espinal.

    Los investigadores Lennart Bondeson y Anne Greth Bondenson del Departamento de Patología y Cirugía de la Universidad de Malmo en Suecia publicaron un estudio en el que sostenían que la representación del cuello de Dios que se aprecia en el fresco “Separación de la luz y la oscuridad” no es más que la representación de un bocio o una Hipertrofia de la glándula tiroides que se refleja como una hinchazón en el cuello.

    Si bien Miguel Ángel, durante su juventud, había visto casos de bocio en Toscana, según Tamargo y Suk, si el artista hubiese querido realmente representar un caso de bocio habría dibujado una lesión más correcta en términos anatómicos. Además, Miguel Ángel, al margen de su falta de respeto por la Iglesia Católica, era una persona muy mística y espiritual. Tomando esto en cuenta es poco probable que haya decidido representar a Dios con un caso de bocio.

    Si las dos imágenes del cerebro escondidas en los frescos del techo de la Sixtina fueron colocadas intencionalmente, Miguel Ángel tendría que haber conocido la anatomía del cerebro.

    ¿Cómo es que Miguel Ángel conocía la anatomía y estructura del cerebro?

    Miguel Angel, Capilla Sixtina, secretos sixtinos, DHT, otro renacimiento,

    Comparación entre las líneas del cuello de Dios en “Separación de la luz y la oscuridad” y un cerebro humano visto desde abajo.

    Un joven maestro de anatomía

    Cuando Miguel Ángel pintó el techo de la Sixtina, al inicio del siglo XVI, no se conocía con exactitud la estructura del cerebro pues la medicina como ciencia recién daba sus primeros pasos. Sin embargo, algunos de los genios del renacimiento, como Miguel Ángel y Leonardo Da Vinci, estaban a la vanguardia en la búsqueda del conocimiento anatómico.

    Según los biógrafos Giorgio Vasari y Ascanio Condivi (1525-1574), gracias a sus buenas relaciones con el padre superior de una pequeña iglesia conocida como la Iglesia del Santo Espíritu que, como muchas otras, estaba adjunta a un hospital, Miguel Angel pudo aprender los secretos de la anatomía humana siendo un joven de diecisiete años.

    Cuando alguien fallecía en el Hospital del Santo Espíritu, el cuerpo era llevado a la Iglesia dónde era entregado a los familiares del muerto. Pero algunos cuerpos como los de los criminales o vagabundos no eran reclamados por nadie. El padre superior de la Iglesia, rompiendo la ley que prohibía las disecciones humanas, le otorgó a Miguel Angel varios de estos cadáveres no reclamados para que pudiese estudiar la anatomía humana.

    El artista llegó a tener su propio cuarto en la Iglesia del Santo Espíritu para diseccionar aquellos cuerpos que no eran reclamados. Es muy probable que durante esta etapa, Miguel Ángel haya logrado estudiar la estructura del cerebro humano en detalle.

    Miguel Angel, Capilla Sixtina, secretos sixtinos, DHT, otro renacimiento,

    Esta obra de Rembrandt titulada “Las lecciones de anatomía” ilustra las actividades de Miguel Angel en la Iglesia del Santo Espíritu.

    Esta actividad debía realizarse en secreto puesto que la Iglesia Católica condenaba las disecciones humanas así estas fueran hechas con fines de aprendizaje. Habiendo trabajado casi toda su carrera para la Iglesia Católica,  Miguel Ángel sabía muy bien de esta ley y por esTo podría haber preferido ocultar esta faceta de su vida.

    Aunque no existen documentos que contengan sus estudios anatómicos, algunas investigaciones como la de Eknoyan y De Santo sostienen que Miguel Ángel destruyó muchos de sus dibujos sobre anatomía para protegerse de la Iglesia Católica.

    Otro indicio del interés del artista florentino por la anatomía humana era su amistad con Matteo Realdo Colombo, uno de los anatomistas más renombrados del renacimiento, con quien planeaba publicar un tratado sobre anatomía.

    Finalmente, el conocimiento de la estructura cerebral podría haber sido un aporte del otro genio del renacimiento, Leonardo Da Vinci (1452-1519), quién había obtenido un molde de los ventrículos cerebrales de un buey al inyectarle cera caliente en las cavidades ventriculares. Miguel Ángel y Leonardo Da Vinci coincidieron en Florencia entre los años 1503 y 1505 y podrían haber intercambiado información sobre anatomía humana.

    Miguel Angel, Capilla Sixtina, secretos sixtinos, DHT, otro renacimiento,

    Boceto de Miguel Angel para el personaje de la Sibila de Libia que pintó en el techo de la Sixtina.

    Una mente universal

    Entonces, si Miguel Ángel tenía un interés y una formación empírica privilegiada en el estudio de la anatomía humana ¿qué podría haberlo llevado a esconder la imagen de dos cerebros humanos en los frescos del techo de la Sixtina?

    Las especulaciones que los investigadores Tamargo y Suk realizan sobre los motivos de Miguel Ángel están enmarcadas dentro de la cosmovisión católica, que no era necesariamente la predominante en el genio florentino:

    “Siendo un genio de la pintura, un maestro de anatomía, y un hombre profundamente religioso, Miguel Angel astutamente mejoró su representación de Dios en los paneles iconográficos de la Capilla Sixtina con imágenes ocultas del cerebro y, de esta manera, celebró no solo la gloria de Dios pero también su creación más magnífica.”

    Para Los Divulgadores, Miguel Ángel no quiso celebrar el cerebro humano como la más grande creación de Dios sino que quiso decir, una vez más, que Dios es la mente.

    Las creencias neoplatónicas derivadas de las tradiciones mistéricas de Oriente alejaron al genio escultor del Dios de la nube que vigila presto a condenar y lo acercaron a un Dios abstracto que no tiene representación concreta puesto que es la esencia del universo y la mente cósmica omnipresente que creó el universo material, de la cual todos llevamos una parte en nuestras mentes.

    Esta mente, alma o conciencia cósmica universal siempre ha morado en el mundo incorpóreo y es, desde los tiempos de Aristoteles, infranqueable para el paradigma científico.

    Miguel Angel, Capilla Sixtina, secretos sixtinos, DHT, otro renacimiento,

    Miguel Angel creía en la existencia de una gran mente o alma cósmica que existe desde antes que la materia.

    Las partículas de mente cósmica que llevamos dentro de nosotros desde que nacemos son las que nos permitieron hace millones de años estar en contacto permanente con las esferas espirituales del mundo y los seres incorpóreos que moran en este universo; y son también las que nos permiten, con el entrenamiento adecuado, alterar nuestra realidad.

    Según las tradiciones mistéricas de las que bebió Miguel Ángel, hace millones de años los seres humanos pasamos por una etapa denominada “humanidad vegetal” en la que teníamos partes vegetales en nuestro organismo. En esta época, los humanos teníamos una especie de antenas que sobresalían de nuestra cabeza. Este órgano conocido como la “linterna de Osiris” era el que preservaba aquellas partículas de la gran mente cósmica que nos permitían entrar en contacto con las esferas espirituales del universo.

    Miles de años después, el ser humano empezó a perder sus partes vegetales y esas antenas se redujeron progresivamente de tamaño hasta casi desaparecer y convertirse en lo que hoy conocemos como la glándula pineal.

    Hoy en día, la glándula pineal está asociada a la producción de DHT, una sustancia directamente relacionada con las experiencias de carácter shamanicas, místicas, y espirituales. Si bien hemos perdido la capacidad para estar en contacto permanente con el mundo incorpóreo y con la gran mente cósmica, aún podemos reactivar nuestras glándulas pineales para entrar en contacto momentáneo con estas otras realidades. Los Divulgadores prepararemos una entrada dedicada exclusivamente a la glándula pineal y al DHT.

    Miguel Angel, Capilla Sixtina, secretos sixtinos, DHT, otro renacimiento,

    Para Los Divulgadores, Miguel Angel fue un iniciado en los conocimientos de las sociedades mistéricas de Oriente.

    El reconocido filósofo francmasón y rosacruz Manly P. Hall (1901-1990) clasificaba a la humanidad en dos grandes grupos en cuanto a su capacidad de razonamiento para explicar los misterios del universo: aquellos de fuerte intelecto capaces de recolectar hechos y atreverse a resolver el acertijo de su propio destino y aquellos que necesitan ser guiados puesto que son incapaces de enfrentar las mismas interrogantes sin sentirse abrumados:

    “Las doctrinas filosófico-religiosas de los paganos fueron divididas para satisfacer las necesidades de estos dos grupos fundamentales del intelecto humano….a los pocos que podían discernir les fueron reveladas las enseñanzas esotéricas o espirituales mientras que los muchos no calificados recibieron solo las interpretaciones literales o exotéricas. Para simplificar las grandes verdades de la naturaleza y los principios abstractos de las leyes naturales, las fuerzas vitales del universo fueron personificadas, convirtiéndose en los dioses y diosas de las mitologías antiguas. Mientras las multitudes ignorantes llevaban sus ofrendas a los altares de Priapus y Pan (deidades que representan las energías procreativas), los sabios reconocían que estas estatuas de mármol eran solamente solidificaciones simbólicas de las grandes verdades abstractas.” (Manly P. Hall. “Las enseñanzas secretas de todas las épocas.”)

    Para Los Divulgadores, Miguel Ángel fue parte de este grupo de seres humanos capaces de discernir al cual le fueron reveladas las enseñanzas esotéricas de la antigüedad.  El artista florentino, así como muchos otros genios de su generación, bebió de esta tradición mistérica a escondidas del, en ese entonces, casi omnipotente clero católico romano, poniendo en riesgo su vida y su futuro profesional.

    Un detalle final digno de mencionarse es que, a finales del siglo XV, como agradecimiento por los cadáveres que la Iglesia del Santo Espíritu le otorgaba para diseccionar, Miguel Ángel realizó en madera pintada una escultura de Cristo crucificado como obsequio para los padres del Santo Espíritu.

    Miguel Angel, Capilla Sixtina, secretos sixtinos, DHT, otro renacimiento,

    El crucifijo de madera pintada que Miguel Angel esculpió para a los padres de la Iglesia del Santo Espíritu.

    Esta impresionante pieza de un realismo singular para su época no es solo la única escultura de Cristo crucificado realizada por Miguel Ángel sino que tiene un detalle particular que, quizás, revela la razón por la cual el artista no quiso poner a Jesús en el techo de la Capilla Sixtina.

    En el cartel que cuelga encima de la cruz de la escultura, Miguel Ángel decidió poner el título de Jesucristo, “Jesús el Nazareno, Rey de los judíos”, en tres idiomas: griego, latín y hebreo.

    Aunque las inscripciones en latín y griego tienen errores, la inscripción en hebreo es correcta con una pequeña variación. En lugar de escribir “Rey de los judíos”, que en hebreo sería Melech ha-Yehudim, Miguel Ángel escribió Melech me-Yehudim que significa “Un rey de los judíos”.

    Un insignificante cambio de palabras con la fuerza necesaria para deslegitimar a la institución más oscura de la historia del planeta y confirmar la postura intelectual erudita, ecléctica y mística del genio florentino.

    Fuentes:

    – “La Vite de’ più eccellenti pittori, scultori, e architettori da Cimabue insino a’ tempi nostri”. Giorgio Vasari. 1550.

    “Brain Imaging in The Renaissance”. Paluzzi, Belli, Bain and Viva. 2007.

    “Realdo Colombo (1516-1559). A reappraisal”. Eknoyan and De Santo. 1997.

    – “Secret History of the World”. Mark Booth. 2010.

    “An Interpretation of Michelangelo’s Creation of Adam Based on Neuroanatomy “. Frank Lynn Meshberger. 199o.

    “Michelangelo Divine Goitre”. Lennart Bondenson and Anne-Greth Bondeson. 2003.

    – “Concealed Neuroanatomy in Michelangelo’s Separation of Light From Darkness in the Sistine Chapel. Ian Suk and Rafael Tamargo. 2010.

    – “Michelangelo and The Pope’s Ceiling”. Ross King. 2012.

    – “The Sistine Secrets”. Benjamin Blech and Roy Doliner. 2009.

    Historias relacionadas

    El código Miguel Angel IV: La Biblioteca Laurenciana
    El código Miguel Ángel I: El Moisés
    El código Miguel Ángel II: El otro renacimiento
    El código Miguel Ángel III: La verdadera historia de los cuernos
    Historia de la Biblia I: Los primeros escritos
    Historia de la Biblia II: Los evangelios
    Arcano

    Comparte este artículo

    Alan Brain

    Alan Brain

    Comunicador audiovisual e investigador independiente. En Los Divulgadores, Alan Brain cubre los rubros de astronomía, ciencia, estudios bíblicos y extraterrestres, entre otros. “Un divulgador necesita ser, al mismo tiempo, un investigador exhaustivo, un traductor riguroso y un buen narrador.” @alanbrain.

    El piloto peruano que disparó contra un ovni

    Entrada siguiente »

    Un suspiro en el cosmos

    17 Comentarios

    mostrar comentarios + esconder comentarios -
    1. Lázaro CB
      / 5 diciembre, 2016

      Muy interesante, solo corregirles que la molecula a la que ahcen referencia ha de ser la DMT (dimetiltriptamina) no DHT.
      gracias

    2. Mercedes
      / 11 mayo, 2016

      Es verdad, la iglesia es un instrumento de poder, pero es bastante significativo que sobreviva y perdure. Personalmente, creo que todas las religiones están creadas para ayudar a los hombres frente a la angustia de nuestras limitaciones y finitud; al mismo tiempo el dogma, las leyes de cada una regulan conductas necesarias para la salud y el espíritu (x ej. Lavarse las manos musulmanes{sanitaria}, no comer cerdo judios {x triquinosis}. Y en general todas tienen algún momento de ayuno para dejar el cuerpo, purificarlo y centrarse en el espíritu). Los grandes líderes espirituales quieren el progreso del hombre y muchos dejan pasar cosas que ven muy claramente, tal vez haya sido el caso de Julio II con Miguel Ángel . También es cierto que como institución está conformada por seres humanos y algunos dejan bastante que desear, no obstante y más allá de que no todos lo puedan ver , la iglesia ha reconocido errores y hace mucho por nuestros pares.( x ej. Misiones en lugares inhóspitos( madre Teresa), Detalle:los sacerdotes dejan toda su legado en manos de la comunidad, no tienen herederos). El poder de la iglesia se lo damos nosotros mismos, por mi parte creo que no es tan malo que gente de buena voluntad lo detente. Ah , vamos Francisco! Acepta gays , divorcio, bastante interesante! Vamos Francisco!

    3. Alan Brain
      / 22 junio, 2014

      Hola Ana,

      Totalmente de acuerdo contigo en que la Iglesia es algo creado por el hombre, yo agrego que es un instrumento de poder que, en la gran mayori ía de los casos, no aporta nada al desarrollo espiritual del ser humano y que contribuye a crear seres hipócritas capaces de creer que ir a la Iglesia es suficiente para ser buenas personas….

      Un abrazo

      Alan

    4. Shivvaggo
      / 15 junio, 2014

      Excelente articulo, me he quedado prendió leyendo toda la saga sobre el código de Miguel Angel, Gracias Gran esfuerzo, realmente para releerlo.

      Conciencia antes que Materia!

      Saludos

       

    5. Ana Angelica Lopéz
      / 14 junio, 2014

      MUY INTERESANTE EL TEMA Y CON UN CONOCIMIENTO UNICO Y VERDADERO.MAS ALLA DE TODA HIPOTESIS,MIGUEL ANGEL NOS DEJO UNOS MENSAJES REVELADORES DEL CEREBRO HUMANO LOS CODIGOS QUE POSEEMOS CADA SER HUMANO,LA VERDAD ESTA AHI DENTRO Y CREO POR EXPERIENCIA PROPIA QUE ES ASI.SOMOS SERES EXTRATERRESTRES CREADOS A IMAGEN Y SEMEJANZA DE UNA MENTE COSMICA QUE RIGE DEL UNIVERSO.LA IGLESIA CATOLICA NO ES MAS QUE UNA CREENCIA ECHA POR EL HOMBRE MANIPULANDO NUESTRO CONOCIMIENTO DE NUESTRO SER INTERNO QUE NOS HAN DORMIDO SIENDO IGNORANTES A TODA VERDAD QUE ESCONDE MENSAJES QUE ESTAN A LA VISTA DEL OJO HUMANO Y SIN SER REVELADOS A TODA LA HUMANIDAD.

    6. Cristobal Ascuí
      / 29 mayo, 2014

      Este artículo es buenísimo, el mejor que he visto.Me sirvió de mucho. Gracias 😀

    7. Alan Brain
      / 24 abril, 2014

      Gracias por el aliento. Espero con ansias terminar el film documental en el que estoy ocupado desde hace 5 meses y volver a escribir!!!! Con suerte, regresamos a mediados de Agosto de este año.

      Saludos

      Alan

    8. Guillermo
      / 23 abril, 2014

      Esperando algun articulo nuevo… info de los Anunnaki… 🙂 Saludos!! son los mejores

    9. Alan Brain
      / 26 febrero, 2014

      Hola Strummer,

      Ahora sí ha sido corregido. Al parecer, olvidamos desactivar un segundo plugin.

      Gracias

      Alan

    10. strummer
      / 25 febrero, 2014

      Sigue pendiente el tema de permitir la impresion de los articulos.

      Al menos yo  trato de sombreer los parrafos y copiarlos a un archivo de Word (ahi reduzco la letra, el formato, etc, para que no me salgan tantas hojas)  y no sale ningun texto transportado

      Saludos

       

      PD: sigan escribiendo (lo de la Cueva de los Tayos creia que ya lo tenian listo)

    11. Alan Brain
      / 9 febrero, 2014

      Hola Strummer,

      Gracias por avisarnos. Lo arreglo hoy. Lo pusimos porque hace unos meses descubrimos muchos sitios web copiando nuestros artículos.

      Saludos,

      Alan

    12. strummer
      / 1 febrero, 2014

      Los articulos son muy buenos… y muy largos. Yo antes los imprimia para irlos leyendo en cualquier tiempo libre (el internet es preferible usarlo en lecturas cortas tipo noticias) pero ahora veo que uds estan restringiendo esa posibilidad. Por favor, permitan que se pueda otra vez

       

      Gracias 

    13. Samu!
      / 14 enero, 2014

      ¡Gran entrada!

      Felicitaciones. Algunos podrán estan de acuerdo o no, pero se agradece que la información se presente y que cada uno forme su opinión.

      En mi opinión el cerebro humano es el órgano mas maravilloso del cuerpo humano, está hecho de células y señales eléctricas y es capaz de interpretar lo real, lo físico, y a su vez originar sensaciones, juicios, percepciones, etc.

       

    14. pato
      / 29 diciembre, 2013

      un articulo maravilloso!!la imagen del dios- cerebro es lo mas!felicitaciones los sigo en cada nota.saludos

    15. Dr. Cicuta
      / 14 diciembre, 2013

      Gracias por la respuesta, o sea que si es posible que los extraterrestres nos hayan transmitido un conocimiento científico que se ha ido perdiendo. Yo creo que cuando soñamos recuperamos una parte de ese conocimiento, pero esta es una simple opinión, no se si alguien mas la comparte.

    16. Alan Brain
      / 14 diciembre, 2013

      Hola Dr. Cicuta,

      Es cierto que el artículo es largo pero es imposible desarrollar un tema como este en menos líneas. Tarea casi imposible si se quiere dar la oportunidad al lector de poder tener cierto acceso a las fuentes.

      Su pregunta es interesante puesto que nos obliga a reflexionar sobre los orígenes del conocimiento que la humanidad ha olvidado en el camino.

      En mi opinión, el conocimiento de las escuelas mistéricas y esotéricas de la antigüedad proviene de dos fuentes:

      – La experiencia humana en su relación ancestral con el mundo incorpóreo propulsada por ese grupo de humanos con capacidad de discernimiento, de los que habla Manly P. Hall, que son capaces de comprender las fuerzas abstractas de la naturaleza y que no necesitan que estas fuerzas sean personificadas en estatuas o dioses. Este conocimiento sobrevivió, en un inicio, preservado en pequeños círculos de iniciados y luego en escuelas o templos organizados. Este conocimiento pertenece a una realidad que yace más allá de los dominios del paradigma científico puesto que las prácticas derivadas de estas tradiciones no son comprobables a través de instrumentos científicos sino que constituyen experiencias místicas, de carácter personal. Estas experiencias místicas, que son la base de las verdaderas religiones ancestrales del planeta como el chamanismo y los oráculos griegos, fueron descartadas con el tiempo puesto que sus conceptos eran demasiado abstractos para ser masificados y envasados como hizo la Iglesia Católica con el mensaje de Jesús.
      – El contacto ancestral con seres extraterrestres que compartieron sus conocimientos sobre el mundo incorpóreo y las fuerzas abstractas del cosmos con los habitantes de las culturas antiguas de la Tierra. Aquí me refiero, entre otros, a los mayas, a los sumerios, a los habitantes de Tiahuanaco, a los Hopi y Anasazi de norte América, y a los egipcios.

      Saludos,

      Alan Brain

    17. Dr. Cicuta
      / 13 diciembre, 2013

      Bueno, he leído el articulo que esta recontra largo y yo no tengo costumbre de leer cosas así pero creo que es posible la interpretación que hacen ustedes.

      Una pregunta, ese conocimiento misterico o esotérico que tenia Miguel Angel, pudo venir de los extraterrestres?, porque según dicen ustedes ellos nos crearon así que también pudieron darnos varios secretos que se fueron transmitiendo a través del tiempo. Es esto posible.

  • Lázaro CB
    05-12-16

    Muy interesante, solo corregirles que la molecula a la que ahcen referencia ha de ser la DMT (dimetiltriptamina) no DHT.
    gracias

  • Cristianismo

  • museo de la biblia steve green scott carroll bible museum

    El infame Museo de la Biblia

    En el 2017, en el corazón de Washington D.C, el multimillonario Steve Green abrirá las puertas del espectacular Museo de la Biblia. Una inversión de 800 millones ...

    Lea Más
  • BADALOCCHIO, Sisto The Dead Christ

    El verdadero final del evangelio de Marcos

    Entre los últimos versículos del evangelio canónico conocido como el evangelio de Marcos, duerme anestesiada una historia que demuestra que la Biblia más que la pura ...

    Lea Más
  • Explorar más entradas

    Más

    Annunakis

  • Anunnaki, Peru, extraterrestres, teshub, Wiracocha, Tiahuanacox

    Los Anunnaki: la conexión Perú VIII (la primera pista)

    La reconstrucción de la historia sobre la posible presencia Anunnaki en el Perú empieza a tomar forma y cobrar sentido como una cronología alternativa a la historia ...

    Lea Más
  • Anunnaki, tiahuanaco, Sitchin, posnansky, titicaca, oro

    Los Annunaki y los secretos del lago Titicaca

    En el altiplano boliviano, a 4,000 metros de altura y casi a orillas del lago Titicaca, yacen los restos pétreos de lo que continúa siendo uno de ...

    Lea Más
  • Explorar más entradas

    Más
    2012 Abducciones Anunnaki Astronomía Contacto extraterrestre Enki Enlil Exopolítica Extraterrestres Historia alternativa del Perú Historia de la biblia Jesucristo Mayas NASA Nibiru Nuevo Testamento Ovnis Raúl Julia Levy Sumerios Tormentas solares Vida extraterrestre Zecharia Sitchin