El código Miguel Angel IV: La Biblioteca Laurenciana
Los Divulgadores
El genio florentino del renacimiento, Miguel Ángel Buonarroti (1475-1564 DC) escondió en sus obras una serie de mensajes esotéricos y místicos, producto de su formación, en la ciudad de Florencia, en el epicentro de lo que hemos denominado “El otro renacimiento”. Los Divulgadores proponemos que estos mensajes, en conjunto, comunican una cosmovisión que podría ser resumida en una frase: “La mente es Dios y existió antes que la materia". El código Miguel Angel IV: La Biblioteca Laurenciana
    Miguel Angel Biblioteca Laurenciana Medicis Otro renacimiento
    Print Friendly

    El código Miguel Angel IV: La Biblioteca Laurenciana

    24 Septiembre, 2013 por
    Codigo Miguel Angel Biblioteca Laurenciana Medicis Otro renacimiento

    En 1524, Miguel Angel Buonarroti diseñó una serie de enigmáticas figuras geométricas para la decoración del piso de la Biblioteca Laurenciana. (Retrato de Miguel Angel atribuido a Marcello Venusti)

    El genio florentino del renacimiento, Miguel Ángel Buonarroti (1475-1564 DC)  escondió en sus obras una serie de mensajes esotéricos y místicos, producto de su formación en el epicentro de lo que hemos denominado “El otro renacimiento”, en la ciudad de Florencia. Los Divulgadores proponemos que estos mensajes, en conjunto, comunican una cosmovisión que podría ser resumida en una frase: “La mente es Dios y existió antes que la materia”.

    Las entregas anteriores de esta serie de artículos fueron dedicadas a explorar las razones detrás de la decisión de Miguel Ángel de colocarle un par de protuberancias en forma de cuernos a la escultura de Moisés que realizó para la tumba del Papa Julio II.

    Para Los Divulgadores, como explicamos anteriormente, los cuernos del Moisés de Miguel Ángel representan, de manera simbólica, la activación del órgano humano conocido como “tercer ojo” o “linterna de Osiris” en el patriarca judío. Este órgano le permitió a Moisés entrar en contacto con las entidades incorpóreas que habitan el mundo espiritual, como aquella que le habló en la cima del Monte Sinaí.

    Varias tradiciones mistéricas proponen una historia alternativa de la evolución del ser humano en la que se contempla que, en la antigüedad, existió una etapa evolutiva denominada la “humanidad vegetal”, en la que el ser humano tenía partes vegetales en su organismo.

    Según esta tradición, hacía miles de años atrás, este órgano conocido como la “linterna de Osiris” sobresalía de ambos lados de la cabeza de los humanos como un par de antenas. Estas “antenas” se redujeron de tamaño con el paso del tiempo y se convirtieron en lo que hoy conocemos como la glándula pineal, un órgano alojado en el centro del cráneo que está involucrado en una serie de procesos bioquímicos relacionados con las experiencias místicas.

    Codigo Miguel Angel Biblioteca Laurenciana Medicis Otro renacimiento Florencia Pitagoras estrella de brune platon lambda

    La Biblioteca de la familia Médicis, más conocida como la Biblioteca Laurenciana, ubicada en la Plaza de San Lorenzo en Florencia.

    La probable existencia de una “humanidad vegetal” y las relaciones entre el DMT, la melatonina, las experiencias místicas o alucinaciones y la glándula pineal son tan complejas que merecen un artículo aparte. Es por esta razón que en la presente serie dejaremos de lado estos conceptos para seguir indagando en los mensajes ocultos en la obra de Miguel Ángel.

    Geometría sagrada

    En 1774 sucedió un afortunado accidente en la sala de lectura de una de las bibliotecas más importantes del mundo. Un estante repleto de libros sucumbió al peso y se desplomó dejando al descubierto el piso original de la biblioteca decorado con intrincados diseños geométricos hechos en terracota, que habían permanecido ocultos bajo un falso piso de madera.

    Esto sucedió nada menos que en la célebre Biblioteca de la familia Médicis, también conocida como la Biblioteca Laurenciana, diseñada por Miguel Ángel en 1524 por encargo del Papa Clemente VII de Médicis.

    Los arquitectos encargados de la restauración del escritorio, a pesar de no lograr descifrar el contenido de los diseños geométricos le informaron al director de la Biblioteca pues sabían que las figuras representaban algo de suma importancia

    Antonio Biscioni, quien en ese entonces era el director, ordenó retirar todo los pisos falsos de madera que cubrían el piso original. Se descubrió que existían quince paneles de terracota con diferentes diseños geométricos, de aproximadamente dos metros de ancho, que cubrían el largo de ambos lados de la Biblioteca a manera de pasadizos. Quince en el lado oeste y quince en el lado este, similares en tamaño y diseño. Los diseños habían sido realizados utilizando el color rojo y el color blanco y los paneles tenían la forma de cuadrados encerrados dentro de rectángulos.

    Codigo Miguel Angel Biblioteca Laurenciana Medicis Otro renacimiento Florencia Pitagoras estrella de brune platon lambda

    La sala de lectura de la Biblioteca Laurenciana. Los diseños fueron descubiertos debajo de los escritorios que se encuentran a lo largo de las dos líneas blancas diagonales. Se puede apreciar, en detalle, el piso falso de madera que ocultó los diseños por más de doscientos años.

    Los escritorios permanecieron en su lugar original cubriendo los diseños pero Biscioni quedó tan impactado por el descubrimiento que ordenó la construcción de trampillas en el piso falso de madera de cada uno de los escritorio para que se pudiese observar las figuras.

    Pese a todo, los diseños no fueron estudiados y continuaron en el olvido.

    Tuvieron que pasar más de cuatrocientos años para que alguien se interesase en descifrar la función y el significado de los diseños geométricos del piso de la Biblioteca Laurenciana.

    En 1980, el reconocido arquitecto norteamericano Ben Nicholson empezó a estudiar, junto con su equipo que agrupaba a especialistas en geometría y teólogos, las complicadas figuras geométricas del piso utilizando un método multidisciplinario que comprendió trabajo de campo arqueológico, análisis de documentos, análisis matemáticos, investigación arquitectónica y numerología.

    Su estudio duró más de diez años culminando en 1996 con la exposición titulada “Descubriendo la Geometría: Ben Nicholson en la Biblioteca Laurenciana”. En esta muestra, Nicholson expuso reproducciones a gran escala de los quince diseños geométricos y presentó las conclusiones de su investigación sobre el significado de los mismos.

    Según Nicholson, los paneles juntos son una enciclopedia de los principios esenciales del conocimiento geométrico sagrado, o de la teología de la aritmética, que fue el legado de los antiguos maestros como Pitágoras de Samos (570-495 AC).

    Codigo Miguel Angel Biblioteca Laurenciana Medicis Otro renacimiento Florencia Pitagoras estrella de brune platon lambda

    Arriba, plano que muestra la disposición en la que se encontraron los paneles. Abajo, de izquierda a derecha, el panel de los Médicis, el panel del “Lambda de Platón” y el panel de la “estrella de Brunes”.

    Lo sorprendente es que varios de estos paneles no se limitan a establecer conceptos geométricos ancestrales y sagrados sino que también guardan mensajes de carácter filosófico y teológico, que nos remontan a los tiempos del filósofo Pitágoras, el profeta Zoroastro e incluso a los grandes arquitectos del antiguo Egipto.

    El panel de los Médicis

    Uno de los paneles más interesante para Nicholson es el panel número dos, conocido como el panel de los Médicis ya que en el centro se puede apreciar el emblema de Cosimo I de Médicis. (ver figura de abajo).

    A simple vista, el panel de los Médicis parece ser totalmente simétrico y guarda mucha similitud con las antiguas rosetas que se encuentran en muchos diseños del renacimiento. Pero, al analizarlo en profundidad, Nicholson observó que el panel no era un cuadrado perfecto sino que era ligeramente rectangular.

    Luego de estudiar las proporciones del panel, Nicholson encontró una serie de números que no parecían haber sido escogidos al azar. El rectángulo que encierra al diseño del panel tiene una proporción de 12:13 y esto, según Nicholson, representa los ciclos lunares y solares puesto que el Sol recorre los doce signos del zodiaco en casi el mismo tiempo que la Luna realiza trece vueltas alrededor de la Tierra.

    Más aún, el tramado del diseño está compuesto por 96 círculos agrupados en la secuencia 1, 3+3, 6, 12, 24, 48. Esta secuencia numérica que parece no tener ningún significado es uno de los elementos más enigmáticos de los diseños geométricos del piso de la Biblioteca Laurenciana.

    Como hemos visto, Miguel Ángel realizó los planos de esta construcción alrededor del año 1524. Para ese entonces, aun se creía que el Sol giraba alrededor de la Tierra y los únicos planetas conocidos eran Mercurio, Venus, Tierra, Marte, Júpiter y Saturno.

    Codigo Miguel Angel Biblioteca Laurenciana Medicis Otro renacimiento Florencia Pitagoras estrella de brune platon lambda

    El panel clasificado con el número dos, denominado por el arquitecto Ben Nicholson como el panel de los Médicis.

    En 1768, más de doscientos años después de la construcción de la Biblioteca Laurenciana, el astrónomo alemán Johann Elert Bode (1747-1826) publicó un libro titulado “Manual de Instrucciones para el Aprendizaje de los Cielos Estrellados” en el que determinaba la distancia entre el Sol y cada uno los planetas conocidos hasta ese momento (Mercurio, Venus, Tierra, Marte, Júpiter y Saturno) a través de una fórmula matemática.

    Los avances tecnológicos de los siglos posteriores permitieron comprobar que las distancias propuestas por Bode eran correctas. Las distancias que propuso el astrónomo alemán, expresadas en unidades astronómicas, son muy cercanas a las distancias reales entre el Sol y cada uno de los planetas conocidos en esa época.

    Es más, gracias a su fórmula matemática, Bode predijo que entre Marte y Júpiter existía un planeta más:

    “Después de Marte hay un espacio que es la suma de 4+24=28 partes (decimos de una unidad astronómica), pero hasta ahora no se ha visto planeta alguno allí. Pero ¿podría haber dejado el Señor Arquitecto (del Universo) ese espacio vacío? No, de ninguna manera. Entonces, asumamos que este espacio, sin duda, pertenece a los aún no descubiertos satélites de Marte.”

    En 1781, se descubrió el planeta Urano, justamente en la posición que Bode había propuesto, años antes, utilizando su fórmula.

    Lo sorprendente es que la secuencia numérica que Nicholson encontró en el panel de los Médicis, es la misma secuencia numérica que Bode utilizó para calcular la distancia entre el Sol y los planetas.

    ¿Cómo es que esa secuencia numérica fue introducida, doscientos años antes, en el panel de la Biblioteca Laurenciana?

    Codigo Miguel Angel Biblioteca Laurenciana Medicis Otro renacimiento Florencia Pitagoras estrella de brune platon lambda

    A la derecha, el arquitecto Ben Nicholson dándole indicaciones al pintor Blake Summers, quién realizó las reproducciones a gran escala de los quince diseños geométricos de la Biblioteca Laurenciana para la exposición “Descubriendo la Geometría: Ben Nicholson en la Biblioteca Laurenciana”.

    Hoy en día, la formula que utilizó Bode, conocida como la ley de Titius-Bode, no es considerada como una ley científica fundamental ya que falló al determinar la posición de los planetas Neptuno y Plutón.

    La ley de Titius-Bode es clasificada como una ley empírica y no fundamental pues Bode la desarrolló a partir de la observación de las posiciones de los planetas y no a través de un entendimiento profundo de la razón por la cual los planetas se encontraban en esa posición.

    Al margen del origen de la secuencia numérica, no hay como explicar la aparición de esta en los diseños de la Biblioteca Laurenciana, menos aún si se tome en cuenta que cuando Miguel Ángel diseñó los planos, alrededor de 1524, aún se creía que la Tierra era el centro del universo. El modelo heliocéntrico de Copérnico, que plantea que la Tierra y los planetas giran alrededor del Sol, empezó a hacerse conocido en algunos círculos de la élite europea en 1536, doce años después del trazo de los planos de la Biblioteca.

    Esto no es todo, el arquitecto Nicholson descubrió que el panel correspondiente, en el otro lado de la Biblioteca, no es perfectamente idéntico sino que encierra una diferencia muy sutil. El otro panel no fue hecho en un rectángulo con una proporción de 12:13, como el primero, sino en un rectángulo con una proporción de 11:12. La interpretación de Nicholson es que los números once y doce se refieren al número de discípulos de Jesús, con y sin Judas.

    Esta interpretación de Nicholson relacionada al numero de discípulos de Jesús, a diferencia de las otras, es muy discutible ya que la mayoría de paneles no hacen referencia a algún personaje en concreto sino que presentan conceptos geométricos ancestrales relacionados con el orden del universo.

    Codigo Miguel Angel Biblioteca Laurenciana Medicis Otro renacimiento Florencia Pitagoras estrella de brune platon lambda

    El panel número catorce, denominado por Nicholson como el panel del “Lambda de Platón”.

    El Lambda de Platón

    Uno de los diseños más estudiados por Nicholson es el panel número catorce (ver foto de abajo). Según las investigaciones de Nicholson, el diseño de este panel representa la versión de Platón (428-348 AC) sobre como es que Dios creó el alma cósmica del universo o, en otras palabras, como es que el universo adquirió vida. Esta descripción ha pasado a la historia como el “Lambda de Platón” y se encuentra en el dialogo platónico conocido como el “Timeo”.

    En el “Timeo”, Platón no solo describe el Lambda sino que sostiene que los elementos clásicos (aire, tierra, fuego, agua y éter) estaban hechos a base de cinco sólidos: el cubo, el tetraedro, el octaedro, el dodecaedro y el icosaedro. Estos sólidos pasaron a la historia como los “sólidos platónicos”.

    Puede sonar extraño que un filósofo como Platón haya entrado en el terreno de la geometría al punto de plantear la existencia de estos sólidos pero lo cierto es que Platón fue influenciado por las ideas del famoso matemático griego, considerado por muchos como uno de los filósofos occidentales más influyentes de todos los tiempos, Pitágoras de Samos.

    Todos los historiadores de la filosofía griega concuerdan en que Platón fue influenciado por Pitágoras en conceptos como el que define al hombre como un ser dual constituido por un alma inmortal y un cuerpo sujeto a la muerte.

    Por otra parte, el ilustre filósofo Macedonio Aristóteles (384-322 AC) sostenía que la filosofía de Platón seguía las enseñanzas de Pitágoras; y el filósofo romano Marcos Tulio Cícero (106–43 AC) proclamaba que “Platón aprendió todo de los Pitagóricos.”

    “Los Pitagóricos” es un nombre que no solo se refiere al grupo de filósofos que estudiaban las enseñanzas de Pitágoras sino también a una sociedad secreta fundada por el mismo matemático conocida como la “Hermandad Pitagórica”.

    Codigo Miguel Angel Biblioteca Laurenciana Medicis Otro renacimiento Florencia Pitagoras estrella de brune platon lambda

    Para Pitágoras de Samos y sus seguidores, los números eran sagrados puesto que constituían la base sobre la que había sido creada la realidad física.

    Esta sociedad secreta, fundamentalmente dedicada al estudio de las matemáticas, tuvo una fuerte influencia en posteriores tradiciones esotéricas. Para los Francmasones y los Rosacruces, las enseñanzas de Pitágoras poseen cualidades místicas ocultas dentro de su aparente contenido exclusivamente matemático.

    Esto se confirma con ideas como la de Jámblico (250 – 330 DC), reconocido seguidor de Pitágoras quien sostenía que las matemáticas revelaban los misterios divinos del descenso del alma y su retorno:

    “Si queremos estudiar matemáticas de una manera Pitagórica, tenemos que perseguir fanaticamente su proceso divino, anagógico, catártico, e iniciático.

    En Timeo, Platón sostuvo que Dios creó el “alma cósmica” del universo, aquella de la que hablaban los filósofos del “otro renacimiento”, a través de la siguiente secuencia de números: 1, 2, 3, 4, 9, 8, 27. Estos números se despliegan en un diagrama en forma de V invertida que se asemeja a la forma de la 11ava letra del alfabeto griego conocida como Lambda. Por esto, este diagrama, a través del cual Platón explica la creación del universo, lleva el nombre del ‘Lambda de Platón”. Es muy probable que el Lambda de Platón sea parte del legado místico de Pitágoras de Samos.

    Habría que decir que, de alguna manera, la aparición en los diseños de Miguel Ángel de la idea pitagórica de un “alma cósmica” que se desprende de una secuencia numérica no está muy lejos del concepto de una mente creadora que es Dios y que existió antes que la materia.

    Un detalle que vale la pena mencionar es que muchos de los diseños geométricos del piso de la Biblioteca Laurenciana, como el del panel de los Médicis, presentan la interacción entre círculos y cuadrados. Para los antiguos maestros de la geometría, el círculo representaba lo desconocido o la parte espiritual del universo; y el cuadrado representaba el mundo material o la parte comprensible del universo.

    Codigo Miguel Angel Biblioteca Laurenciana Medicis Otro renacimiento Florencia Pitagoras estrella de brune platon lambda

    Según Nicholson, el panel cinco representa el “Tetractis” de Platón.

    El Tetractis de Platón

    Según las investigaciones de Ben Nicholson, existe otro panel que está hecho en base a la geometría sagrada que Platón aprendió de las enseñanzas de Pitágoras de Samos: el panel número cinco que representa el famoso “Tetractis” de Platón (ver figura de arriba).

    El Tetractis de Platón representa el número 10 que para los Pitagóricos es el número de la divinidad o la perfección.

    Pitágoras y sus seguidores sostenían que lo esencial era descubrir, con exactitud matemática, la forma en la que se estructura la materia puesto que esto les permitiría comprender la Naturaleza.

    En su filosofía, los números llegaron a tener un carácter real. Estos no eran simples cantidades representativas o meros símbolos sino las partículas indivisibles y sagradas que componían la realidad misma. Los Pitagóricos sostenían que la realidad física está constituida por pequeñísimos puntos geométricos que a su vez están compuestos por números.

    Por lo tanto, para conocer la verdadera esencia de algo, más allá de lo que se puede observar, era necesario conocer su número.

    Dentro de esta visión, el Tetractis representa al 10 o número perfecto. El número 10 nace de la suma de los números que crean la realidad como son: el 1 que forma el punto, el 2 que forma la línea, el 3 que forma la superficie y el 4 que forma el cuerpo. La suma de estos números (1+2+3+4) nos da como resultado el número 10 o número divino también conocido como Tetractis.

    Este es el número sagrado por el cual juraban los pitagóricos, tradición que luego adoptarían los Francmasones.

    Codigo Miguel Angel Biblioteca Laurenciana Medicis Otro renacimiento Florencia Pitagoras estrella de brune platon lambda

    El panel número once que según las investigaciones de Nicholson fue construido en base a la figura geométrica denominada la “estrella de Brunes”.

    La estrella de Brunes

    Si bien el arquitecto Ben Nicholson y su equipo de investigadores estudiaron por más de diez años los diseños del piso de la Biblioteca de los Médicis, no se ha publicado una obra exhaustiva sobre sus hallazgos.

    La información que hemos presentado en este artículo corresponde, fundamentalmente, a los tres paneles más estudiados por el equipo de Nicholson.

    Sin embargo, existen otros paneles que merecen una breve mención como el panel número 11 que según Nicholson fue diseñado en base a la figura geométrica conocida como la “Estrella de Brune” (ver imagen de arriba).

    En el año 1967, el renombrado ingeniero danés Tons Brunes publicó un libro titulado “Secretos de la geometría antigua y sus usos”. En este libro que ha pasado a la historia como uno de los estudios de geometría antigua más importantes de los últimos tiempos, Brunes sostiene que hasta el año 1,400 DC existió una hermandad de sacerdotes, originaria del antiguo Egipto, que conocía un sistema secreto de geometría que habría servido como base para muchas de las estructuras más importantes de la antigüedad. Este sistema geométrico se basaba en el uso de dos figuras geométricas que el mismo denominó como: la “estrella de Brunes” y el “corte sagrado”.

    En su libro, Brunes demostró que estas figuras se habían utilizado para construir diferentes estructuras del mundo antiguo como las pirámides de Egipto, el Partenón e incluso la mayoría de catedrales medievales.

    Es más, utilizando estas figuras, Brunes fue capaz de reconstruir los planos de estructuras como el Partenón, el templo de la diosa Ceres y el templo de Poseidón.

    Las preguntas son evidentes.

    ¿Quién le transmitió a Miguel Ángel el conocimiento sobre la “estrella de Brunes”?

    ¿Miguel Ángel sabía de esta hermandad de sacerdotes que guardaban conocimientos de geometría sagrada?

    Codigo Miguel Angel Biblioteca Laurenciana Medicis Otro renacimiento Florencia Pitagoras estrella de brune platon lambda

    Esta es la figura geométrica denominada la “estrella de Brunes” en honor al ingeniero Tons Brunes quién la descubrió como la base sobre la que se diseñaron muchas estructuras del mundo antiguo.

    El diseño original de Miguel Ángel

    Aunque ahora los diseños geométricos del piso de la Biblioteca Laurenciana no se encuentran a la vista pues están cubiertos por el piso falso de madera, los paneles fueron realizados originalmente con la intención de que fuesen vistos por los visitantes. El arquitecto Nicholson sostiene que la idea era inspirar al lector con las bases de la geometría sagrada mientras este caminaba por los pasadizos laterales de la sala de lectura de la Biblioteca.

    Pero, si fueron hechos para ser vistos ¿por qué permanecieron ocultos por más de doscientos años?

    La historia de la construcción de la Biblioteca Laurenciana puede ayudarnos a entender este problema. Como se puede apreciar en la foto de abajo, la Biblioteca Laurenciana tiene dos hileras de escritorios de lectura, uno al lado oeste y otro al lado este. Los diseños geométricos de terracota se encuentran justamente debajo del piso falso de madera de estas hileras laterales de escritorios.

    Sin embargo, la disposición actual de la Biblioteca no corresponde con el plan de Miguel Ángel.

    Según varios historiadores, la idea original de Miguel Ángel era crear una sola hilera central de escritorios de lectura pero el Papa Clemente VII la rechazó porque le pareció que una sola hilera no era suficiente para albergar a la cantidad de lectores que calculaba recibir.

    Es así, como posteriormente se modificó el plan original de Miguel Ángel y se crearon dos hileras laterales de escritorios de lectura para aumentar la capacidad de la Biblioteca. Esto, probablemente se hizo cuando Miguel Ángel había abandonado la obra.

    Codigo Miguel Angel Biblioteca Laurenciana Medicis Otro renacimiento Florencia Pitagoras estrella de brune platon lambda

    Arriba, la sala de lectura de la Biblioteca Laurenciana con los escritorios a los lados. Arriba, la misma sala sin los escritorios que ocultaron los diseños geométricos hechos en terracota.

    Si bien la Biblioteca se empezó a construir en 1524, con los planes originales de Miguel Ángel, esta no se inauguró hasta 1571, muchos años después de la muerte del artista.

    Los historiadores aún no están de acuerdo sobre si Miguel Ángel fue realmente el autor de las figuras geométricas del piso de la Biblioteca Laurenciana. Sin embargo, el hecho de que Miguel Ángel haya propuesto una única hilera central de escritorios que permitía el lucimiento de los quince diseños geométricos es un indicio importante.

    Si Miguel Ángel propuso en sus planos una sola hilera central de escritorios es, probablemente, porque quería lucir los diseños geométricos de terracota a ambos lados de los escritorios. Esto implicaría que los planos de Miguel Ángel sí contenían los complicados diseños geométricos.

    Además, tomando en cuenta la atención al detalle que comunica el diseño de la Biblioteca Laurenciana es muy improbable que el genio florentino haya dejado sin diseñar los motivos del piso de estos dos pasadizos laterales que atravesaban todo el largo de la sala de lectura y que tenían más de dos metros de ancho.

    A modo de conclusión

    Hay que recordar que Miguel Ángel fue un extraordinario arquitecto que sin duda tuvo un profundo conocimiento de los principios básicos de la aritmética y el calculo pitagóricos así como de la geometría que de estos se deriva. Probablemente Miguel Ángel escogió los paneles de terracota del piso de la Biblioteca Laurenciana como el lugar apropiado para dejar plasmados los elevados principios geométricos que guiaron sus creencias espirituales y que sirvieron de base a sus obras artísticas.

    Codigo Miguel Angel Biblioteca Laurenciana Medicis Otro renacimiento Florencia Pitagoras estrella de brune platon lambda

    Para la exposición de Ben Nicholson titulada “Descubriendo la Geometría: Ben Nicholson en la Biblioteca Laurenciana” se realizaron copias a gran escala de los quince paneles.

    Que mejor lugar para legarle a la humanidad sus conocimientos sobre el origen y la arquitectura del universo que en los diseños que adornan una de las bibliotecas más valiosas del mundo.

    Su mensaje es que los números generaron la creación de los cuerpos sólidos, es decir, el universo. Una vez más nos damos con la idea de que la mente creó la materia, como lo predicaban las escuelas mistéricas de oriente.

    La línea de transmisión de estos conocimientos ancestrales de geometría sagrada del universo empieza con los sacerdotes de las escuelas mistéricas de Egipto y con Zoroastro quien, según Porfirio en su “Vida de Pitágoras”, fue uno de los maestros del legendario matemático. A su vez, las ideas de Pitágoras influenciaron a Platón y los conceptos de este último fueron los que se difundieron en la Florencia del renacimiento de la mano de personajes como Gemisto Pletón y Marsilio Ficino.

    El hecho de que los Médicis decidieran ocultar este conocimiento, del cual sin duda estaban al tanto, bajo un falso piso de madera, se debe probablemente a que cuando se inauguró la Biblioteca en 1571, la iglesia aún luchaba contra la Reforma luterana. La poderosa familia italiana sabía que aquellos involucrados en la creación de estos diseños y en la difusión del conocimiento que se derivaba de los mismos habrían sido investigados por la inquisición.

    Codigo Miguel Angel Biblioteca Laurenciana Medicis Otro renacimiento Florencia Pitagoras estrella de brune platon lambda

    Abajo, el panel número uno conocido como panel del Papa. Arriba el panel número ocho.

    En todo caso, los paneles de terracota, son un tema que necesita un profundo estudio que nos podría ayudar a comprender mejor las ideas y la obra del genio renacentista.

    Los Divulgadores estamos seguros que nos llevaremos más de una sorpresa cuando entendamos mejor el papel que han jugado las escuelas mistéricas en la transmisión del conocimiento. No es una coincidencia que la etapa de la evolución humana conocida por las escuelas mistéricas como “humanidad vegetal”, que nos legó el órgano conocido como la “linterna de Osiris” o el “tercer ojo”,  haya sido contemplada por los Pitagóricos. Según Eduard Zeller, uno de los más importantes historiadores de la filosofía griega, los Pitagóricos sostenían que todos los seres vivientes estaban interrelacionados:

    “La idea de la total hermandad, que constituía la base de la secta pitagórica, descansaba en la doctrina de la transmigración. Todos los seres vivientes y orgánicos, incluyendo el mundo vegetal, se consideraban como interrelacionados, puesto que representaban la personificación de las almas-demonios.”

    Como hemos visto en las entregas anteriores de esta serie, Miguel Ángel,al ponerle cuernos al Moisés, dejó plasmada su creencia en la “linterna de Osiris” o glándula pineal como medio para comunicarse con las entidades incorpóreas que habitan en el universo; y en la Biblioteca Laurenciana reafirmó que en la mente es Dios y que existió primero que la materia. En la última entrega de esta serie analizaremos su mensaje final oculto en el seno del Vaticano.

    Fuentes:

    – “La Vite de’ più eccellenti pittori, scultori, e architettori da Cimabue insino a’ tempi nostri”. Giorgio Vasari. 1550.
    – “The Secrets of Ancient Geometry And Its Use”. Tons Brunes. 1967.
    – “A Secret of Ancient Geometry”. Jay Kapraff. 2004.
    – “Secret History of the World”. Mark Booth. 2010.
    – “The Hidden Pavement Designs of The Laurentian Library”. Ben Nicholson, Jay Kapraff and Saori Hisano. 1998.
    – “Vida de Pitágoras”. Porfirio. Traduccion de Kenneth Sylvan Guthrie. 1920.
    – “Hidden Inscriptions in the Laurentian Library”. Paul R. Rosin and Paul L. Martin.
    – “Uncovering Geometry, Ben Nicholson at the Laurentian Library”.
    – “The Occult Philosophy in the Elizabethan Age “. Frances Yates. 1979.

    Historias relacionadas:

    Historias relacionadas

    El código Miguel Angel IV: La Biblioteca Laurenciana
    Arcano

    Comparte este artículo

    Alan Brain

    Alan Brain

    Comunicador audiovisual e investigador independiente. En Los Divulgadores, Alan Brain cubre los rubros de astronomía, ciencia, estudios bíblicos y extraterrestres, entre otros. “Un divulgador necesita ser, al mismo tiempo, un investigador exhaustivo, un traductor riguroso y un buen narrador.” @alanbrain.

    El código Miguel Ángel III: La verdadera historia de los cuernos

    Entrada siguiente »

    Los Anunnaki y los canales de Chavín

    9 Comentarios

    mostrar comentarios + esconder comentarios -
    1. Alan Brain
      / 6 Diciembre, 2014

      Hola Daniel,

      Gracias por el dato!!

      Si este diseño del enlace fue realmente hecho por Miguel Angél esto sería otro pequeño indicio que apoyaría la teoría de que fue Miguel Angél quién creó los diseños geométricos del piso dela Biblioteca de los Medici. Para nosotros y para muchos investigadores fue así, pero para otros no está tan claro.

      Un abrazo

      Alan

    2. daniel
      / 5 Diciembre, 2014

      hola, el diseño del panel de los medici tambié me recuerda al diseño que usó Miguel Angel en campidoglio http://1.bp.blogspot.com/_GPvNiTV6SWg/SItdwtyp59I/AAAAAAAABFQ/i23ElH1i0L8/s400/080716-RafaCaceres-PlazaCampidoglio-02.JPG

    3. Alan Brain
      / 16 Octubre, 2013

      Hola Francisco,

      Normalmente tengo la ‘mala costumbre’ de relacionar todo….pero esta vez, no se me ocurrió relacionar el relato del Enuma Elish con la secuencia numérica de Bode.

      Para empezar, Bode no descubrió esta secuencia sino que la tomó de Titius, otro astrónomo que la desarrolló muy probablemente como consecuencia de la observación de los planetas conocidos hasta ese momento. Es decir, Titius no descubrió porque los planetas guardaban esas distancias sino que, a partir de la observación de estas distancias, desarrolló una ecuación que produjera esos resultados. Por esto, la ley de Titius-Bode no es una ley fundamental. Bode publico la ley de Titius y la utilizó para predecir la posición de algunos planetas y funcionó. Pero falló con Neptuno y Plutón y por esto fue descartada.

      Entonces, cuando Bode utilizó esta ley para decir que existía un planeta entre Marte y Júpiter, a mi parecer, no estaba aplicando ningún conocimiento oculto sino que estaba aplicando la ley que Titius había desarrollado observando los planetas. Si bien suena tentador aventurarse a encontrar una relación entre estos dos temas, me parece que siendo la ley de Titius-Bode una ley no fundamental, el asunto es complicado.

      Ahora bien, la pregunta persiste, ¿cómo es que esta secuencia numérica que nació de la observación de un grupo de planetas apareció en la mente de Miguel Angel cientos de años antes que Titius la inventara?

      ¿Es realmente es una ley fundamental del universo que hemos mal interpretado y por esto la conocía Miguel Angel a través de sus conocimientos mistéricos?

      o ¿simplemente sucedió que los astrónomos de la antiguedad, por coincidencia, desarrollaron la misma ley que Titius descubrió después?

      Lamentablemente, en este momento, no tenemos como saber cual de las opciones es la verdadera.

      Yo me inclino a pensar que el hecho de que esta secuencia numérica aparezca en uno de los diseños de la Biblioteca Laurenciana es un importante indicio de que quizás esta secuencia numérica sí es una ley fundamental del universo pero que aún no sabemos cómo y para qué aplicarla. Siguiendo con esta hipótesis, Titius habría descubierto de casualidad esta ley observando a los planetas y la habría limitado a la función de determinar las distancias entre los planetas porque así fue como la descubrió.

      Otra teoría, que podría ser la que tu avanzas, es que esta secuencia no sea una ley sino simplemente una ecuación que indique en unidades astronómicas la ubicación en relación al Sol de lo que podría haber sido el planeta Tiamat….que según Sitchin, si no me equivoco, estaba justamente entre Marte y Júpiter. Es decir, en esta hipótesis, lo que descubrió Titius no sería una ley sino una simple ecuación transmitida quizás por seres extraterrestres a los humanos de la antiguedad para poder ubicar la distancia a la que se encontraba Tiamat del Sol, y claro, con el paso de los años, se podría haber perdido el significado de esta ecuación y llegó al renacimiento como parte del legado mistérico de conocimiento. Luego, años después, Titius descubriría, de casualidad, la misma secuencia observando las distancias entre los planetas y la habría utilizado para calcular esas mismas distancias….sin conocer su verdadero origen.

      Pero, claro, por ahora, son solo hipótesis.

      Un abrazo

      Alan

    4. francisco
      / 6 Octubre, 2013

      Perdon por mi fallo garrafal.me referido en el articulo de antes a hector,cuando el saludo era para alan.aun asi tambien saludar a hector,ya que ambos tenemos inquietudes similares.saludos

    5. francisco
      / 6 Octubre, 2013

      Hola hector!antes de nada darte la enhorabuena y mis felicitaciones por esta valiosa información.en el apartado sobre el panel médicis,dice que entr los planetas marte y jupiter hay un espacio que equivaldria al de otro planeta.en este sitio podemos encontrar lo que denominamos el cinturon de asteroides.si leemos el poema antiguo del enuma elish,hace referencia a que en esa posicion se encontraba el planeta tiamat.que al ser golpeada por otro astro mas grande que hacia un movimiento ecliptico al de los demas planetas del sistema solar,logro cambiar de orbita al planeta.partiendolo en dos.mitad detiamat seria el cinturon de asteroides,y la otra mitad seria en donde nos encontramos nosotros.1orden:mercurio-venus-marte-tiamat-jupiter-saturno…2orden:mercurio-venus-tierra-marte-jupiter-saturno….sabeis de lo que os hablo?un abrazo y un saludo

    6. Alan Brain
      / 1 Octubre, 2013

      Hola Héctor,

      Gracias por tus palabras. Es realmente inspirador encontrar gente que comparte las mismas inquietudes que nosotros y que aprecia y entiende lo que tratamos de hacer en este sitio!!!

      Un abrazo

      Alan

    7. Hector
      / 30 Septiembre, 2013

      Hola Alan, gracias por el articulo! Dia a dia visito la pagina y ha sido un deleite leer esta publicacion. Mas alla de que muchas personas puedan estar en acuerdo o no con las conlusiones (de este y otros articulos en el sitio) me parece que la seriedad y esmero que llevan las investigaciones aca es algo que brilla con luz propia. Aun mas por encima de lo anterior, la escencia de la investigacion, la intencion de comprender nuestra realidad por nosotros mismos, a traves del conocimiento (aun cuando algunas conclusiones puedan contradecir nuestra formacion e identidad), la honestidad de divulgar lo encontrado, es lo que hace para mi de este sitio un faro en el mar de conocimiento por el cual navega nuestra razon en la larga noche de nuestra ignorancia.

      Gracias por tu esfuerzo, y aun mas por la dedicacion de mantener el sitio para visitantes como yo!

      Saludos!

       

      P.S: perdon por la falta de tildes, por alguna razon mi teclado solo funciona con el layout en Ingles…

    8. Alan Brain
      / 26 Septiembre, 2013

      Hola Dr. Cicuta,

      Es cierto que el articulo es un poco largo. En realidad, yo me atrevería a decir que muchos de los artículos de Los Divulgadores son un poco largos. No es una decisión gratuita. Tratamos de llevarle a la gente una versión no tan digerida de los temas para combatir la falta de profundidad en la investigación que presentan muchos sitios de internet. Estoy seguro que aquí también cometemos errores pero, al menos, tratamos de transmitir la información sin reducirla a dos frases. Por otro lado, tampoco pretendemos ser tan eruditos como para competir con los efectos somníferos de un valium.

      No puedo responder por Oscar Mercado, pero yo me considero un buscador como el joven Gurdjeff, tratando de entender este universo, tratando de no cerrar los ojos a las posibilidades que se nos presentan y sobretodo presentando un combate abierto a la nueva pseudoreligión, hoy en dia, mas poderosa que la Iglesia Católica: el paradigma científico “lo que no se puede medir, no existe”….

      Como diría el autor Joscelyn Godwin, el conocimiento mistérico de Occidente (aquel que proviene del Antiguo Egipto, de los misterios Orficos, y de las enseñanzas de Zoroastro,) se ha mantenido vivo,a través de los años, gracias a un fino hilo dorado conformado por una serie de hombres que en mayor o menor grado se han encargado de transmitirlo de generación en generación. Los Divulgadores no pretendemos más que ser una de las minúsculas hebras que conforman la punta de ese hilo…..

      Saludos

      Alan

    9. Doctor Cicuta
      / 25 Septiembre, 2013

      Interesante articulo pero un poco largo, hubieran podido escribir dos o tres y explicar mas sobre Pitagoras. Miguel Angel un genio. Un par de preguntas para ver mas claro. Ustedes son historiadores, filosofos, arquitectos o usan una parte del cerebro que los demas no usa. Hay un libro muy interesante de Carl Sagan, Los fantasmas del eden o algo parecido, en el que explica todo esto. Un par de preguntas me preocupan, como no se sabe nada de este conocimiento si es tan evidente, acaso nos han engañado toda la vida y si fue asi porque. Otra cosa, me alucino el articulo sobre la pelicula Prometheus pero porque quieren destruirnos los Anunnaki si ellos nos crearon y no somos ningun peligro, para ellos. Como dice el vals “Para calmar la duda que tormentosa crece” acuerdense divulgadores, acuerdense de mi.

  • Alan Brain
    06-12-14

    Hola Daniel,

    Gracias por el dato!!

    Si este diseño del enlace fue realmente hecho por Miguel Angél esto sería otro pequeño indicio que apoyaría la teoría de que fue Miguel Angél quién creó los diseños geométricos del piso dela Biblioteca de los Medici. Para nosotros y para muchos investigadores fue así, pero para otros no está tan claro.

    Un abrazo

    Alan

  • Cristianismo

  • museo de la biblia steve green scott carroll bible museum

    El infame Museo de la Biblia

    En el 2017, en el corazón de Washington D.C, el multimillonario Steve Green abrirá las puertas del espectacular Museo de la Biblia. Una inversión de 800 millones ...

    Lea Más
  • BADALOCCHIO, Sisto The Dead Christ

    El verdadero final del evangelio de Marcos

    Entre los últimos versículos del evangelio canónico conocido como el evangelio de Marcos, duerme anestesiada una historia que demuestra que la Biblia más que la pura ...

    Lea Más
  • Explorar más entradas

    Más

    Annunakis

  • Anunnaki, Peru, extraterrestres, teshub, Wiracocha, Tiahuanacox

    Los Anunnaki: la conexión Perú VIII (la primera pista)

    La reconstrucción de la historia sobre la posible presencia Anunnaki en el Perú empieza a tomar forma y cobrar sentido como una cronología alternativa a la historia ...

    Lea Más
  • Anunnaki, tiahuanaco, Sitchin, posnansky, titicaca, oro

    Los Annunaki y los secretos del lago Titicaca

    En el altiplano boliviano, a 4,000 metros de altura y casi a orillas del lago Titicaca, yacen los restos pétreos de lo que continúa siendo uno de ...

    Lea Más
  • Explorar más entradas

    Más
    2012 Abducciones Anunnaki Astronomía Contacto extraterrestre Enki Enlil Exopolítica Extraterrestres Historia alternativa del Perú Historia de la biblia Jesucristo Mayas NASA Nibiru Nuevo Testamento Ovnis Raúl Julia Levy Sumerios Tormentas solares Vida extraterrestre Zecharia Sitchin