John Mack, el psiquiatra de Harvard que escuchó a los abducidos I
Los Divulgadores
Los abducidos, o aquellos que creen haber sido secuestrados por algún tipo de inteligencia extraterrestre, representan uno de los segmentos más denostados del fenómeno extraterrestre. John Mack, el psiquiatra de Harvard que escuchó a los abducidos I
    John Mack abducidos extraterrestres abducciones
    Print Friendly

    John Mack, el psiquiatra de Harvard que escuchó a los abducidos I

    10 Mayo, 2012 por
    John Mack abducidos extraterrestres abducciones

    John E. Mack, profesor de psiquiatria de la Unversidad de Harvard y ganador del premio Pulitzer, es autor de una de las investigaciones más serias sobre el fenómeno de abducción extraterrestre. (Foto por Rick Dahms)

    Los abducidos, o aquellos que creen haber sido secuestrados por algún tipo de inteligencia extraterrestre, representan uno de los segmentos más denostados del fenómeno extraterrestre.

    Para la mayoría de científicos, los casos de abducción no merecen un estudio serio ya que no existe ningún tipo de evidencia física concluyente o significativa que los respalde.

    Para los investigadores que defienden la existencia del contacto extraterrestre, los testimonios de los abducidos son la mejor evidencia de que somos visitados por entidades alienígenas.

    Las opiniones están divididas radicalmente y no es fácil determinar la autenticidad de estos testimonios.

    Si estos relatos no son producto de verdaderas experiencias de contacto extraterrestre entonces cómo explicarlos. La negación del origen extraterrestre de los relatos deja varias preguntas por responder: ¿por qué miles de personas en el mundo relatan historias similares? ¿Qué experiencias provocaron estas historias? ¿es una mentira colectiva? ¿es la consecuencia de un trauma infantil o alguna otra disfunción mental o problema psicológico?

    Esta es la historia de un profesor de psiquiatría de la Universidad de Harvard que decidió estudiar seriamente el fenómeno de las abducciones extraterrestres desafiando al paradigma científico y terminó siendo el objetivo de las caza de brujas más insólita del siglo XX.

    John Mack abduccion extraterrestres

    El Dr. Mack se atrevio a desafiar la corriente dominante cientifica y pagó caro su osadia. (Foto por John Mack Institute)

    El caso del Dr. Mack nos muestra cómo la ciencia ha pasado a ser casi una religión que no está dispuesta a aceptar que existen fenómenos que no se pueden explicar con sus métodos y que escapan al paradigma materialista.

    John E. Mack (1929-2004) se graduó en la Escuela Médica de Harvard de EEUU en 1955 y continuó su formación en la Sociedad Psicoanalítica de Boston. En 1977, el Dr. Mack recibió el Premio Pulitzer en la categoría de biografías por su investigación sobre T.E. Lawrence (Lawrence de Arabia) titulada “Un príncipe de nuestro desorden”. En los años ochenta, Mack estuvo involucrado en protestas contra pruebas nucleares en Nevada, estuvo en el Líbano tratando de apoyar los procesos diplomáticos y fundó varios centros psiquiátricos para niños con problemas.

    Su primer contacto con el fenómeno de la abducciones extraterrestres ocurrió en 1989 cuando John Mack era profesor de psiquiatría de la Universidad de Harvard y llevaba más de cuarenta años ejerciendo.

    Contacto en New York

    En ese entonces, un amigo suyo le contó que un escultor neoyorkino llamado Budd Hopkins (1931-2011) tenía casi una década investigando seriamente los casos de abducción. El Dr. Mack relata el episodio en una entrevista:

    “Cuando, en el otoño de 1989, un psicólogo amigo mío y un colega me ofrecieron presentarme a Budd Hopkins (cuyo nombre no me era familiar) describiéndolo como un artista que se tomó en serio los relatos de los abducidos, yo descarté la idea, asumiendo que ambos, Hopkins y los abducidos, compartían algún tipo de delirio o aberración mental.”

    Budd Hopkins y John E. Mack abduccion extraterrestres

    Budd Hopkins y John Mack en un congreso sobre el tema ovni/extraterrestre. (Foto por John Mack Institute)

    “Cuando, por curiosidad, visité a Hopkins el 10 de Enero (una de esas fechas que tienden a ser recordadas) quedé impresionado con su sinceridad, profundo conocimiento y verdadera preocupación por los abducidos, quienes habían sido incorrectamente diagnosticados e inapropiadamente atendidos por profesionales de la salud mental.”

    Pero lo que más me afectó fue la consistencia en los detalles de los relatos de diferentes individuos de distintas partes del país que no tenían como comunicarse entre ellos, y cuyas historias emergían con dificultad acompañadas por emociones angustiantes.”

    Para ese entonces, Hopkins había publicado dos libros sobre abducciones, “Missing Time” (Tiempo perdido) e “Intruders” (Intrusos) y era una especie de autoridad en el tema.

    El fenómeno de las abducciones se había popularizado en 1966 con la experiencia de los esposos Barney y Betty Hill ocurrida en 1961. Si bien la abducción de los Hill no es la mas antigua ya que más adelante se descubriría la abducción de Antonio Villas Boas de 1957, sí fue la primera en tener una masiva cobertura mediática. En los últimos años, Budd  Hopkins ha declarado que él tiene registro de abducciones sucedidas alrededor de 1920.

    Es oportuno detenerse en la experiencia de los Hill porque, de alguna manera, representa el prototipo de la experiencia que comúnmente denominamos “abducción”.

    Barney and betty Hill abduccion extraterrestre

    La experiencia que Barney y Betty Hill vivieron en 1961 se convirtió en el primer caso de abducción que recibió cobertura mediatica masiva.

    La abducción de los Hill

    La pareja relató que una noche de 1961 vieron un ovni mientras conducían de New Hampshire a Montreal. Lo extraño fue que los Hill no recordaban lo que habían hecho durante las dos horas posteriores al suceso.

    Meses después, Barney Hill empezó a sufrir de insomnio y Betty Hill comenzó a experimentar pesadillas nocturnas.

    Alrededor de 1963, los Hill se contactaron con el Dr. Benjamín Simon. El Dr. Simon examinó a la pareja y no encontró ninguna enfermedad psiquiátrica además de las ansiedades relacionadas con el suceso.

    A través de la hipnosis, el Dr. Simon fue capaz de reconstruir lo que les había sucedido durante las horas perdidas. Los Hill reportaron haber sido extraídos de su vehículo por pequeños humanoides grises con ojos inusuales que se comunicaban telepáticamente. Estos seres llevaron a los Hill, contra su voluntad, a una nave. Dentro de la nave, los colocaron en una mesa y les hicieron varios exámenes, al parecer, relacionados con sus órganos reproductivos. Al inicio, los Hill se negaron a creer la experiencia y luego la aceptaron.

    Barney y Betty Hill muestran dibujo de nave

    Barney y Betty Hill muestran un dibujo de la nave que observaron el día en el que fueron abducidos.

    Con el paso de los años y gracias a las investigaciones de autores como Hopkins, Bullard, Jacobs, Rodeghier y Spanos, entre otros, el mundo descubrió que existían miles de casos como el de los Hill y que no todos estaban relacionados con la cultura occidental porque muchos de ellos habían sucedido en comunidades nativas de Brasil, Australia, Estados Unidos, Sudáfrica, o Malasia.

    Regresemos al doctor John Mack en 1989.

    Un psiquiatra para los abducidos

    Luego del primer encuentro con Budd Hopkins, el Dr. Mack se interesó en el tema y decidió reunirse con algunos de los abducidos para escuchar directamente sus relatos:

    “Poco después del encuentro inicial con Hopkins, me reuní con varios abducidos en la casa de Hopkins y, una vez más, quedé impresionado por la consistencia de sus narraciones, y también con la ausencia de alguna enfermedad mental o disturbio emocional evidente que no fuese la secuela traumática dejada por las abducciones mismas. No había una explicación aparente para los reportes de abducciones…sentí que este grupo de gente necesitaba comprensión y ayuda y reflejaba un misterio más allá de un puro interés clínico. Entonces, decidí yo mismo trabajar sobre las experiencias de abducción.”

    John Mack por Harvard Press

    John Mack fue objeto de una caza de brujas emprendida por la Universidad de Harvard por haberse atrevido a manchar el nombre de la institución relacionándola con el tema extraterrestre. (Foto por Harvard Press)

    En los años siguientes al encuentro con Hopkins, Mack pasó cientos de horas con los abducidos realizando entrevistas y tratándolos. El lado humano del fenómeno, que no había sido considerado seriamente hasta ese momento, fue lo que más le impactó:

    “Para mi, uno de los aspectos más poderosamente consistentes de esto es la manera temblorosa en la que estas personas vienen a verme. Ellos vienen a mi muy asustados pensando que: o serán considerados como locos porque lo que han experimentado no encaja con la realidad común; o no se les considerara locos y tendrán que enfrentar el hecho de que estas experiencias son reales con lo que eso significa para su visión del mundo, para su futuro y para sus vidas.”

    Para Junio de 1992, el Dr. Mack había estudiado a más de 56 casos de abducción, de los cuales 41 presentaban el criterio básico de una abducción completa: recuerdos, con o sin hipnosis, de haber sido llevados contra su voluntad a un lugar extraño por pequeñas criaturas humanoides que los sometieron a procedimientos médicos y quirúrgicos, en la mayoría de los casos humillantes. De estas 41 personas, 24 eran hombres y 17 mujeres. Entre ellos habían dos niños de menos de ocho años de edad.

    Desde muy temprano, John Mack decidió que “abducidos” no era el nombre correcto para agrupar a quienes habían vivido estas experiencias. A Mack le pareció más apropiado llamarlos “experiencers” (experimentados). Para facilitar la lectura de este artículo, nosotros continuaremos refiriéndonos a ellos como “abducidos”.

    John Mack abduccion extraterrestres abducidos

    El Dr. Mack se aproximó al fenómeno de las abducciones sin prejuicios tratando de entender el origen de esta experiencias. (Foto por John Mack Institute)

    Para el Dr. Mack estaba claro que estas personas no padecían de ningún enfermedad mental y que además, no estaban mintiendo:

    “Lo que he hecho toda mi vida es aprender a realizar discriminaciones clínicas psicológicas, ¿es una alucinación? ¿es una experiencia real? ¿es un sueño? y el fenómeno de las abducciones se comporta como una experiencia real.”

    Veamos cono define John Mack una experiencia de abducción:

    “Primero está el detalle más familiar, que es un evento traumático en el que una luz azul o algún tipo de energía paraliza a la personas, sea en su casa o manejando un carro. La persona no se puede mover. Luego sienten que son extraídos de dónde están. Flotan a través de una pared o de un carro, son elevados en un rayo de luz hacia una nave en la que son sometidos a una serie de procedimientos: los seres los observan, toman muestras de su cuerpo, introducen objetos en su cuerpo y realizan un complejo proceso en el que toman muestras de esperma del hombre y extraen óvulos de la mujer. Luego, con esas muestars, crean un tipo de hibrido que los abducidos volverán a ver en las siguientes abducciones.”

    John Mack tambien encontró, como otros investigadores, que algunas abducciones tenían un fuerte componente sexual. Por otro lado, Mack descubrió que algunos de los abducidos presentaban una característica singular: ellos decían tener una doble identidad. Estos abducidos relataban que durante las experiencias podían sentir que tenían una parte humana pero que también tenían una parte que era igual a estos seres y que debían aceptarla.

    John Mack con niño

    John Mack siempre sostuvo que abducidos no era la palabras correcta para denominar a este grupo de personas, el prefirio llamarlos los “experiencers” (experimentados). (Foto por experiencers.com)

    En la mente de un abducido

    Las conclusiones a las que el Dr. Mack llegó luego de las largas sesiones de hipnosis y entrevistas realizadas a los abducidos son simples pero contundentes:

    “Las experiencias relatadas, que en la ausencia de evidencia física más robusta son la información más importante que tenemos, sugieren que los abducidos han sido visitados por algún tipo de inteligencia extraterrestre que los ha impactado física y psicológicamente. Es más, esta conclusión encaja tan bien con los datos que yo y otros investigadores hemos recogido, que me queda una duda. Me pregunto si esta posibilidad sería rechazada tan vigorosamente si el fenómeno no violara nuestra visión científica del mundo y el control implícito de nuestro medio ambiente que eso conlleva.”

    Mack había cometido una herejía ante la Iglesia de la ciencia. Un profesor de Harvard se había atrevido no sólo a estudiar seriamente el fenómeno de los abducidos sino a afirmar que estos no estaban locos ni mentían pero que estaban diciendo la verdad y que habían sido visitados por entidades extraterrestres:

    “Estamos tratando con un fenómeno que podría no originarse en nuestra realidad física pero que penetra en ella y se manifiesta de diferentes formas. Este concepto es, de alguna manera, revolucionario y difícil de comprender dentro de nuestra visión secular moderna del mundo. Sin embargo, mis experiencias con los abducidos me empujan hacia esta conclusión.”

    Abducidos John Mack extraterrestres

    Peter es uno de los abducidos que fueron analizados por el Dr. Mack. Este es el rostro de Peter mientras escuchaba, por primera vez, la grabación de audio en la que, con cierto terror, relata el episodio de abducción. La grabación, realizada bajo hipnosis, se puede escuchar en este enlace, a partir del minuto cinco con treinta segundos.

    John Mack nunca habló de razas extraterrestres o de encuentros de alienígenas con el gobierno norteamericano, ni siquiera elaboró sobre los verdaderos motivos detrás de las abducciones. Su único objetivo fue presentar una investigación realizada desde la psiquiatría para determinar la autenticidad de los relatos y experiencias de los abducidos. La teoría de Mack es revolucionaria pero muy simple:

    – El fenómeno es real porque existen miles de personas que tienen experiencias similares.

    – Mis investigaciones psiquiátricas realizadas a más de cincuenta abducidos y otros estudios similares, indican que estas personas están diciendo la verdad, que no padecen de enfermedades mentales  y que algo inexplicable pero real les sucedió y provocó estos relatos.

    – Al parecer, las entidades que han provocado estas experiencias tienen la capacidad de entrar y salir de nuestra realidad física. Probablemente, provienen de otra dimensión o realidad desconocida para nosotros.

    John Mack trataba de decirle a la comunidad científica que las abducciones eran reales, que era importante estudiarlas y que para comprenderlas y analizarlas tenían que abandonar su paradigma:

    “Yo nunca diría, sí, hay extraterrestres llevándose a la gente, yo diría que aquí existe un poderoso y convincente fenómeno que no puedo explicar de otra manera.”

    John Mack en programa de tele

    John Mack y  Peter, uno de los abducidos incluidos en su investigación, durante una entrevista en el programa de televisión de Oprah Winfrey.

    El psiquiatra de Cambridge no siempre tuvo esa opinión. En varias entrevistas John Mack se presenta como un verdadero escéptico, alguien que no veía el fenómenos de las abducciones como un tema serio pero que ante los testimonios se sintió en la obligación de investigar seriamente:

    “La idea de que podemos ser afectados por algún tipo de entidad, criatura o inteligencia que puede realmente entrar en nuestro mundo y producir efectos físicos y emocionales,  no era parte de la visión del mundo que me habían enseñado. En realidad, llegue a regañadientes a la conclusión de que estas  experiencias eran un verdadero misterio. En otras palabras, hice todo lo que pude para descartar otras posibilidades.

    Se dice ha menudo que soy un creyente y que he perdido mi objetividad. No estoy de acuerdo porque aquí no se trata de creer o no creer. Yo no creía en nada cuando empecé y realmente no creo en nada ahora. He llegado a donde he llegado de manera clínica. En otras palabras, he trabajado con gente por cientos de horas y he sido tan cuidadoso como he podido en mi trabajo para escuchar, tamizar y considerar explicaciones alternativas. Nadie ha encontrado una explicación alternativa en un sólo caso de abducción.”

    Fotografia que representa una tipica abduccion

    Esta fotografía que muestra las luces de un helicóptero sobre un muelle, representa la escena típica de una abducción: una luz azul que proviene de una nave paraliza y extrae al abducido del lugar en el que se encuentra.

    No existe otra explicación válida

    El Dr . Mack empezó a clasificar las características que componen el cuadro típico de una abducción y trató de contemplar la validez de la mayoría de explicaciones que los científicos proponen para las abducciones. Para aquellos que estén dispuestos a ver el fenómeno sin prejuicios, el análisis del John Mack es casi concluyente:

    “Cualquier teoría que trate de aproximarse a esto como un fenómeno generado puramente por la mente de la misma persona, que es una teoría un poco arrogante porque significa que no podemos aceptar la idea de que podría existir otro tipo de inteligencia involucrada en esto. Cualquier teoría que trate de explicar esto como un fenómeno generado por nuestros cerebros tiene que tomar en cuenta cinco factores:

    Uno: la consistencia de las historias entre persona y persona. Esto no se puede obtener simplemente estimulando los lóbulos temporales. Las respuestas serían muy diferentes entre persona y persona.

    Dos: aparte de la abducciones mismas, no hay nada en la experiencia de vida de estas personas que pueda haber generado esto. No existe ninguna condición mental que pueda explicar este fenómeno.

    Tres: hay que tomar en cuenta el aspecto físico. Los cortes y otras lesiones encontradas en los cuerpos de los abducidos no siguen un patrón como los estigmas asociados con la agonía de Cristo.

    Budd Hopkins y John Mack abducciones

    A la derecha, John Mack con Budd Hopkins quien lo introdujo al estudio de las experiencias de abducción.

    Cuatro: la fuerte asociación con ovnis, que a menudo son vistos en la comunidad y por los medios de comunicación, independientemente de la persona que haya experimentado la abducción, quién puede no haber visto al ovni del todo pero que al día siguiente lee en el diario o ve en la televisión que un ovni pasó cerca del lugar en el que sucedió su experiencia.

    Cinco: el fenómeno ocurre en niños pequeños de dos años, de dos años y medio y de tres años.

    Cualquier teoría que simplemente atribuya este fenómeno a la actividad del cerebro, no toma en cuenta al menos tres de estas cinco dimensiones fundamentales del fenómeno.”

    Desde el momento en el que el Dr. Mack decidió involucrarse en el estudio serio de las experiencias de los abducidos, su vida cambió radicalmente. La prensa lo criticó y se burló de sus investigaciones y fue rápidamente marginado por la comunidad científica.

    “El fenómeno nos pide que nos abramos a realidades que simplemente no están en el mundo físico literal y que consideremos la posibilidad de que existen otras realidades no vistas. Los procesos de aprendizaje que la humanidad ha mantenido a través de cientos de años pueden ser los culpables de que nuestra conciencia haya perdido la capacidad de percibir y comprender estas realidades.”

    Portada del libro de John Mack Abduction

    El primer libro de John Mack sobre el tema de las abducciones extraterrestres titulado “Abduction: Human Encounters with Aliens” (Abducción: Encuentros humanos con extraterrestres) fue publicado en 1994.

    A raíz de sus investigaciones y conclusiones, el Dr. Mack empezó a volverse popular. A inicios de 1994, publicó su primer libro sobre las investigaciones con abducidos titulado “Abduction: Human Encounters with Aliens” (Abducción: Encuentros humanos con extraterrestres).

    Pero no todo sería felicidad, en la próxima entrega de esta serie la verdad sobre el fallido ataque de los debunkers y la investígación realizada por la Universidad de Harvard contra John Mack…

    Fuentes en línea: Make Magic Production, Time, CSICOP, John Mack Institute, UFO Evidence, Paracast, BBC, Experiencers

    Otras fuentes:

    – John E.Mack.(1999). Passport to the Cosmos: Human Transformation and Alien Encounters. Three Rivers Press.
    – John E.Mack. (1994). Abduction: Human Encounters with Aliens. Ballantine Books.

    Historias relacionadas:

    Historias relacionadas

    John Mack, el psiquiatra de Harvard que escuchó a los abducidos I
    Extraterrestres

    Comparte este artículo

    Alan Brain

    Alan Brain

    Comunicador audiovisual e investigador independiente. En Los Divulgadores, Alan Brain cubre los rubros de astronomía, ciencia, estudios bíblicos y extraterrestres, entre otros. “Un divulgador necesita ser, al mismo tiempo, un investigador exhaustivo, un traductor riguroso y un buen narrador.” @alanbrain.

    Hiperconectados a la pesadilla de nuestra propia elección

    Entrada siguiente »

    John Mack, el psiquiatra de Harvard que escuchó a los abducidos II

    4 Comentarios

    mostrar comentarios + esconder comentarios -
    1. / 11 Mayo, 2012

      Gracias a ustedes .

    2. / 11 Mayo, 2012

      Hola Ancient, conozco la piedra de la que me hablas. No conozco al detalle cuáles son las teorías sobre su procedencia y origen pero me informaré. Gracias.

    3. / 11 Mayo, 2012

      Divulgadores , quisiera pedirles si pueden poner información sobre la piedra de Saywite , me parecio interesante y el lugar donde se encontro , hay mucho enigma y poca información sobre esa piedra , Gracias y saludos .

  • Ancient Hybrid
    11-05-12

    Gracias a ustedes .

  • Cristianismo

  • museo de la biblia steve green scott carroll bible museum

    El infame Museo de la Biblia

    En el 2017, en el corazón de Washington D.C, el multimillonario Steve Green abrirá las puertas del espectacular Museo de la Biblia. Una inversión de 800 millones ...

    Lea Más
  • BADALOCCHIO, Sisto The Dead Christ

    El verdadero final del evangelio de Marcos

    Entre los últimos versículos del evangelio canónico conocido como el evangelio de Marcos, duerme anestesiada una historia que demuestra que la Biblia más que la pura ...

    Lea Más
  • Explorar más entradas

    Más

    Annunakis

  • Anunnaki, Peru, extraterrestres, teshub, Wiracocha, Tiahuanacox

    Los Anunnaki: la conexión Perú VIII (la primera pista)

    La reconstrucción de la historia sobre la posible presencia Anunnaki en el Perú empieza a tomar forma y cobrar sentido como una cronología alternativa a la historia ...

    Lea Más
  • Anunnaki, tiahuanaco, Sitchin, posnansky, titicaca, oro

    Los Annunaki y los secretos del lago Titicaca

    En el altiplano boliviano, a 4,000 metros de altura y casi a orillas del lago Titicaca, yacen los restos pétreos de lo que continúa siendo uno de ...

    Lea Más
  • Explorar más entradas

    Más
    2012 Abducciones Anunnaki Astronomía Contacto extraterrestre Enki Enlil Exopolítica Extraterrestres Historia alternativa del Perú Historia de la biblia Jesucristo Mayas NASA Nibiru Nuevo Testamento Ovnis Raúl Julia Levy Sumerios Tormentas solares Vida extraterrestre Zecharia Sitchin