Tras los pasos del apóstol perdido de Jesucristo II
Los Divulgadores
Según muchos especialistas de la Biblia, el evangelio que la Iglesia Católica atribuye a Juan no fue escrito por el apóstol Juan Tras los pasos del apóstol perdido de Jesucristo II
    "Maria Magdalena en la Tumba", Antiveduto Grammatica.
    Print Friendly

    Tras los pasos del apóstol perdido de Jesucristo II

    22 noviembre, 2011 por
    Jesucristo y Maria Magdalena

    Según algunas teorías María Magdalena podría ser el famoso “discípulo amado” de Jesucristo.”Maria Magdalena en la Tumba”, Antiveduto Grammatica.

    Como hemos visto en la primera parte de esta historia, la Iglesia Católica no tiene mayor fundamento para sostener que el apóstol Juan es el autor del cuarto evangelio, y menos para identificarlo como el “discípulo amado” de Jesucristo.

    Según muchos especialistas de la Biblia, el evangelio que la Iglesia Católica atribuye a Juan no fue escrito por el apóstol Juan. Investigadores como Michel Benoit, Raymond Brown, Richard Bauckham y John P. Meier, entre otros,  sostienen que este evangelio fue escrito por una comunidad cristiana cuyo líder y héroe fue el misterioso “discípulo amado”.

    El libro “El Código Da Vinci” basado en la investigación de Michael Baygent “El enigma sagrado” sostiene que María Magdalena era el “discípulo amado”, aquel que se recostó en el pecho de Jesucristo durante la última cena. Revisemos las evidencias.

    Juan XIII, 21-23, Cuando dijo estas palabras, Jesús se turbó en su interior y declaró: «En verdad, en verdad os digo que uno de vosotros me entregará.»Los discípulos se miraban unos a otros, sin saber de quién hablaba. Uno de sus discípulos, el que Jesús amaba, estaba a la mesa al lado de Jesús. Simón Pedro le hace una seña y le dice: «Pregúntale de quién está hablando.» El, recostándose sobre el pecho de Jesús, le dice: «Señor, ¿quién es?»

    Este pasaje nos evoca inmediatamente el famoso cuadro de Leonardo Da Vinci, utilizado en la trama del libro de Dan Brown como clave para develar el misterio. Sin embargo, la imagen de la “última cena” que nos presenta Da Vinci, es un capricho de la imaginación del pintor que no tiene ningún asidero en las tradiciones judías de la época.

    Mosaico de la iglesia Sant’Apollinare Nuovo de Ravenna que ilustra la última cena. Esta es la forma de mesa que se usaba para las cenas religiosas en la epoca. El autor ha representado erroneamente a Jesús en un extremo.

    Para el investigador de la universidad de Oxford, D.E.H. Whiteley, el anterior pasaje sí nos puede revelar importantes pistas sobre la identidad del “discípulo amado” pero sólo cuando se lee a la luz de las tradiciones judías de la época.

    En ese tiempo, las cenas religiosas se realizaban en mesas dispuestas en forma de herradura. Detrás de las mesas existían sofás donde los invitados se recostaban sobre su brazo izquierdo dejando el brazo derecho libre para poder alcanzar los alimentos. Whiteley nos cuenta que en estas cenas la disposición de los comensales respondía a una tradición bien definida. El anfitrión de la cena se sentaba a la derecha del invitado de honor, que en este caso era Jesucristo, y ambos se ubicaban en la mesa que formaba la parte central de la herradura.

    El cuarto evangelio cuenta que el “discípulo amado” se recostó en el pecho de Jesucristo. Si asumimos, como plantea la tradición explicada por Whiteley, que Jesucristo estaba recostado sobre su brazo izquierdo, la única forma de que alguien se recostara sobre su pecho sería desde su lado derecho. Según la tradición el que tenía que estar a la derecha de Jesucristo (invitado de honor) era el propietario de la casa. El misterio que envuelve a este personaje empieza  a desvelarse.

    El “discípulo amado” es entonces el propietario de la casa donde se realizó la última cena. Aún no conocemos su identidad pero sabemos que proviene de una familia adinerada que posee una casa grande en Jerusalén.

    María Magdalena no es el “discípulo amado” porque en los  evangelios canónicos no se menciona que ella haya tenido alguna propiedad en Jerusalén. Si queremos terminar de descartar a María Magdalena, podemos citar algunos pasajes del cuarto evangelio donde ella habla con el esquivo “discípulo amado”.

    Juan XX, 1-2, El primer día de la semana va María Magdalena de madrugada al sepulcro cuando todavía estaba oscuro, y ve la piedra quitada del sepulcro. Echa a correr y llega donde Simón Pedro y donde el otro discípulo a quien Jesús amaba y les dice: «Se han llevado del sepulcro al Señor, y no sabemos dónde le han puesto.»

    Algunos investigadores sostienen que este y otros pasajes fueron modificados a través de los años para ocultar la relación entre María Magdalena y Jesucristo. Sin embargo, si uno toma en cuenta las pruebas a favor y en contra, el caso de María Magdalena termina cayéndose por si solo. Puede que ella haya tenido una relación muy cercana con Jesucristo, como establecen algunos evangelios apócrifos, pero esa es otra historia…

    “La resurreción de Lázaro”, Duccio di Buoninsegna.

    Otro conocido candidato al puesto es nada menos que uno de los  resucitados más famosos de la historia, nuestro querido Lázaro.

    Juan XI, 3-5, Las hermanas enviaron a decir a Jesús: «Señor, aquel a quien tú amas, está enfermo.» Al oírlo Jesús, dijo: «Esta enfermedad no es de muerte, es para la gloria de Dios, para que el Hijo de Dios sea glorificado por ella.» Jesús amaba a Marta, a su hermana y a Lázaro.

    Lamentablemente no podemos cruzar información con ninguno de los otros tres evangelios canónicos pues la resurrección de Lázaro sólo es relatada en el cuarto evangelio. Al parecer, este episodio pertenece a la tradición de la comunidad que escribió este evangelio. Probablemente, fue narrado por el “discípulo amado” a su comunidad. Esta lo incluyó en su relato pero se aseguró de que no se confundiera a Lázaro con el “discípulo amado”.  El texto, claramente, se refiere a Lázaro como “el que Jesucristo amaba” y no como “el discípulo amado”. Más adelante en el texto, para evitar cualquier confusión, la comunidad precisa  que “Jesús amaba a Marta, a su hermana y a Lázaro.” relativizando el asunto y dejando en claro que Lázaro no es el “discípulo amado”.

    Además, si bien Lázaro era de una familia acaudalada, no tenía casa en Jerusalén pues vivía en las afueras, en Betsaida.

    Finalmente, investigadores como James Tabor sostienen que el “discípulo amado” era Santiago “el hermano de Jesús” pero las pruebas no son suficientes para construir el caso, y como veremos en el siguiente capítulo de esta historia, no encaja con las pocas pistas que nos llevarán a descubrir su identidad.

    Las citas bíblicas las hemos tomado de la New Revised Standard Version Holy Bible with Apocrypha. Oxford University Press, 1989. Para la versión en español hemos usado como base la anterior comparándola con La Biblia De Jerusalén Latinoamericana, Editorial Desclée De Brouwer, 2007. Hemos empleado además, como apoyo en caso de discrepancia, The Word Study Greek-English New Testament with Complete Concordance de Paul R. McReynolds, Tyndale House Publishers, 1999.

    Fuentes:

    – Raymond Brown (1979). The Community of The Beloved Disciple. Paulist Press.
    – Michael Benoît (2010). El enigma detrás de los evangelios. Plaza Janes.
    – Marie-Emile Boismard (1996). Le Martyre de Jean l’apôtre. Gabalda.

    Historias relacionadas:

    Historias relacionadas

    Tras los pasos del apóstol perdido de Jesucristo II
    Cristianismo

    Comparte este artículo

    Alan Brain

    Alan Brain

    Comunicador audiovisual e investigador independiente. En Los Divulgadores, Alan Brain cubre los rubros de astronomía, ciencia, estudios bíblicos y extraterrestres, entre otros. “Un divulgador necesita ser, al mismo tiempo, un investigador exhaustivo, un traductor riguroso y un buen narrador.” @alanbrain.

    Tras los pasos del apóstol perdido de Jesucristo I

    Entrada siguiente »

    El ranking de la vida extraterrestre

    3 Comentarios

    mostrar comentarios + esconder comentarios -
    1. Alan Brain
      / 18 abril, 2012

      Hola Kamikase,

      Te agradezco la reflexión, todas las opiniones son bienvenidas.

      Decenas de investigadores, durante las tres búsquedas del Jesús histórico que se han emprendido a lo largo de la historia, han tratado de descifrar quién podría haber sido el “discípulo amado”.

      Raymond Brown, uno de los más grandes estudiosos de la Biblia, dedicó muchos años de su vida a tratar de entender a la comunidad que escribió el evangelio de Juan.

      Un comentario tan categórico como el tuyo necesita pruebas categóricas del mismo calibre que lamentablemente no existen, o aún no han sido descubiertas.

      Este pasaje del evangelio de Juan es suficiente para demostrar que el “díscípulo amado” no era un nombre genérico para los discípulos de Jesus.

      Juan XIII, 21-25, Cuando dijo estas palabras, Jesús se turbó en su interior y declaró: «En verdad, en verdad os digo que uno de vosotros me entregará.»Los discípulos se miraban unos a otros, sin saber de quién hablaba. Uno de sus discípulos, el que Jesús amaba, estaba a la mesa al lado de Jesús.Simón Pedro le hace una seña y le dice: «Pregúntale de quién está hablando.» El, recostándose sobre el pecho de Jesús, le dice: «Señor, ¿quién es?»

      Ni siquiera Bart Ehrman, John P. Meier, Raymond Brown, o cualquiera de los grandes estudiosos de la Biblia se atrevería a hacer un comentario así de categórico cuando la naturaleza del tema bíblico siempre deja lugar a demasiadas interpretaciones que deben de ser sopesadas con un poco más de profundidad.

      Un abrazo,

    2. Kamikasewolf
      / 17 abril, 2012

      La identidad del discipulo amado no es otra mas que “los doce discipulos de Jesus” pues es una frase muy utilizada en los textos biblicos pero que no hace referencia a ninguna persona en particular. Suponiendo que se encuentren Pedro y Santigago con Jesus, la biblia dira: Y estaban Pedro y el otro discipulo a quien jesus amaba, entiendose por “uno” de los 11 restantes y no necesariamente como una persona que guardaba una relacion especial con el maestro. No creo que haya gran enigma en esto. Situacion diferente seria si la biblia enumerara a los 12, a maria magdalena y despues dijera: Y el otro discipulo a quien amaba. No creo que haya nada mas…

  • Alan Brain
    18-04-12

    Hola Kamikase,

    Te agradezco la reflexión, todas las opiniones son bienvenidas.

    Decenas de investigadores, durante las tres búsquedas del Jesús histórico que se han emprendido a lo largo de la historia, han tratado de descifrar quién podría haber sido el “discípulo amado”.

    Raymond Brown, uno de los más grandes estudiosos de la Biblia, dedicó muchos años de su vida a tratar de entender a la comunidad que escribió el evangelio de Juan.

    Un comentario tan categórico como el tuyo necesita pruebas categóricas del mismo calibre que lamentablemente no existen, o aún no han sido descubiertas.

    Este pasaje del evangelio de Juan es suficiente para demostrar que el “díscípulo amado” no era un nombre genérico para los discípulos de Jesus.

    Juan XIII, 21-25, Cuando dijo estas palabras, Jesús se turbó en su interior y declaró: «En verdad, en verdad os digo que uno de vosotros me entregará.»Los discípulos se miraban unos a otros, sin saber de quién hablaba. Uno de sus discípulos, el que Jesús amaba, estaba a la mesa al lado de Jesús.Simón Pedro le hace una seña y le dice: «Pregúntale de quién está hablando.» El, recostándose sobre el pecho de Jesús, le dice: «Señor, ¿quién es?»

    Ni siquiera Bart Ehrman, John P. Meier, Raymond Brown, o cualquiera de los grandes estudiosos de la Biblia se atrevería a hacer un comentario así de categórico cuando la naturaleza del tema bíblico siempre deja lugar a demasiadas interpretaciones que deben de ser sopesadas con un poco más de profundidad.

    Un abrazo,

  • Cristianismo

  • museo de la biblia steve green scott carroll bible museum

    El infame Museo de la Biblia

    En el 2017, en el corazón de Washington D.C, el multimillonario Steve Green abrirá las puertas del espectacular Museo de la Biblia. Una inversión de 800 millones ...

    Lea Más
  • BADALOCCHIO, Sisto The Dead Christ

    El verdadero final del evangelio de Marcos

    Entre los últimos versículos del evangelio canónico conocido como el evangelio de Marcos, duerme anestesiada una historia que demuestra que la Biblia más que la pura ...

    Lea Más
  • Explorar más entradas

    Más

    Annunakis

  • Anunnaki, Peru, extraterrestres, teshub, Wiracocha, Tiahuanacox

    Los Anunnaki: la conexión Perú VIII (la primera pista)

    La reconstrucción de la historia sobre la posible presencia Anunnaki en el Perú empieza a tomar forma y cobrar sentido como una cronología alternativa a la historia ...

    Lea Más
  • Anunnaki, tiahuanaco, Sitchin, posnansky, titicaca, oro

    Los Annunaki y los secretos del lago Titicaca

    En el altiplano boliviano, a 4,000 metros de altura y casi a orillas del lago Titicaca, yacen los restos pétreos de lo que continúa siendo uno de ...

    Lea Más
  • Explorar más entradas

    Más
    2012 Abducciones Anunnaki Astronomía Contacto extraterrestre Enki Enlil Exopolítica Extraterrestres Historia alternativa del Perú Historia de la biblia Jesucristo Mayas NASA Nibiru Nuevo Testamento Ovnis Raúl Julia Levy Sumerios Tormentas solares Vida extraterrestre Zecharia Sitchin