Las Crónicas Anunnaki III: Después del diluvio
Los Divulgadores
Enlil, al descubrir que la humanidad había sobrevivido, se enfureció pero después se ablandó. Se dio cuenta de que los Anunnaki aún podrían vivir en la Tierra. Las Crónicas Anunnaki III: Después del diluvio
    Ilustración donde se puede apreciar a los Anunnaki Enki y Enlil.
    Print Friendly

    Las Crónicas Anunnaki III: Después del diluvio

    31 octubre, 2011 por
    Anunnaki Enki y Enlil

    Ilustración sumeria donde se puede apreciar a los Anunnaki Enki (segundo de la derecha) y Enlil (a la izquierda).

    Esta es la tercera de una serie de entregas sobre la historia de los Anunnaki, quienes según Zecharia Sitchin, fueron los creadores de la vida en la Tierra. Veremos su llegada desde el planeta Nibiru, sus luchas internas, su afán por encontrar cierto tipo de metales, la construcción de sus bases espaciales, la creación del hombre y su retorno a Nibiru hace algunos miles de años.
    Para facilitar la lectura del relato hemos omitido las referencias a las tablillas sumerias y nos hemos limitado a  seguir al pie de la letra la extraordinaria historia contada por Zecharia Sitchin, inspirada en su interpretación de las tablillas. Los temas irán apareciendo según el desorden en el que ordenadamente escribió Sitchin.

    Las Crónicas Anunnaki III: Después del diluvio

    Los Anunnaki habían llegado a la Tierra para buscar oro, cansados de trabajar en las minas crearon a un ser primitivo mezclando sus genes con el de los monos. Todo fue bien hasta que llegó el diluvio. Los Anunnaki, que sabían del diluvio que estaba por llegar, decidieron abandonar la Tierra y dejar a los terrestres a su suerte. Pero Enki le advirtió a su fiel seguidor Ziusudra de lo que se venía y le dio un artefacto para que llevase un barco al punto más alto de la región, donde estaría a salvo de las gigantescas olas.

    En la época en la que ocurrió la catástrofe algunas de las principales deidades, miembros del sagrado circulo de los doce, eran de alguna manera “hijos de la Tierra”. Nanar, (también conocida como Sin) e Ishkur (también conocido como Adat) quienes eran los hijos más jóvenes de Enlil habían nacido en la Tierra. También habían nacido en la Tierra los hijos gemelos de Sin, Enki y Ninti (a quien Enki le habría confesado como ayudó a Ziusudra). Todos unidos sugirieron que los Anunnaki no debían dejar la Tierra sino que más bien deberían permanecer en la órbita terrestre para ver que sucedería.

    Efectivamente, después de que terminó el vaivén de la inmensa ola y dejó de llover, las picos de las montañas empezaron a aparecer y los rayos atravesaron las nubes pintando un arco iris en los cielos.

    Enlil, al descubrir que la humanidad había sobrevivido, se enfureció en un principio, pero después se ablandó. Se dio cuenta de que los Anunnaki aún podrían vivir en la Tierra; pero, si tenían que reconstruir sus centros y reanudar la producción de oro, al hombre habría que permitirle proliferar y prosperar, y habría que dejar de tratarlo como a un esclavo para empezar a hacerlo como a un compañero.

    Ilustración sumeria donde se puede apreciar al dios Enki saliendo del mundo subterráneo.

    En los tiempos antediluvianos, el puerto espacial para la ida y venida de los Anunnaki y de los suministros, así como para el embarque del oro, estaba en Mesopotamia, en Sippar. Pero todo aquel fértil valle entre el Éufrates y el Tigris tenía ahora encima miles de millones de toneladas de lodo.

    Utilizando todavía la doble cumbre del Monte Ararat como punto focal sobre el cual anclar el ápice del Corredor de Aterrizaje(de la nave de los Anunnaki), erigieron dos montañas artificiales gemelas en el paralelo 30, a orillas del Nilo -las dos grandes pirámides de Gizeh-, para que hicieran de balizas de aterrizaje del puerto espacial postdiluviano de la península del Sinaí. Estaba tan cerca, incluso más, de las fuentes de oro africanas de lo que había estado el puerto espacial de Mesopotamia.

    Para que los terrestres pudieran sobrevivir, multiplicarse y ser útiles a los Anunnaki, se les concedió la civilización en tres estadios. Se trajeron de Nibiru semillas para cultivos vitales, se domesticaron variedades silvestres de cereales y animales, se les enseñaron las tecnologías de la arcilla y el metal. Esta última fue de gran importancia, pues tenía que ver con el propio éxito de los Anunnaki a la hora de reanudar el suministro de oro, ahora que las viejas minas estaban atascadas de lodo y agua.

    La primera vez que Nibiru pasó por las cercanías de la Tierra después del Diluvio se recibieron materiales vitales de allí, pero poco de valor se pudo enviar de vuelta. En las fuentes de oro de antaño había que encontrar filones nuevos, hacer túneles en las laderas, excavar pozos en la tierra, perforar las rocas. Había que dotar de herramientas a la humanidad -herramientas duras- para que pudieran extraer lo que los Anunnaki podían localizar y perforar con sus pistolas de rayos. Afortunadamente, la avalancha de agua también había hecho algo bueno, pues había expuesto filones, los había lavado y había llenado los lechos fluviales de pepitas de oro, mezcladas entre el lodo y la grava. Hacerse con este oro podría abrir nuevas fuentes, más fáciles de trabajar, pero de más difícil acceso y transporte, pues el lugar en donde había pepitas de oro en grandes cantidades estaba al otro lado de la Tierra: allí, a lo largo de unas cadenas montañosas frente al gran océano, habían quedado expuestas riquezas indecibles. Y estaban allí para hacerse con ellas, si los Anunnaki iban allí; si se podía encontrar un modo de embarcar aquel oro. ¿Viajarían los Anunnaki a otros continentes de la Tierra en busca de oro? ¿realmente el hombre dejaría de ser un esclavo de los Anunnaki?

    Síganos en la próxima entrega de las crónicas Anunnaki según Zecharia Sitchin.

    Fuentes:

    – Zecharia Sitchin.(2007). Book I of The Earth Chronicles. The 12th Planet. Harper Collins.
    – Zecharia Sitchin. (2007). Book II of The Earth Chronicles. The Stairway to Heaven. Harper Collins.
    – Zecharia Sitchin. (2007). Book III of The Earth Chronicles. The Wars of Gods and Men. Harper Collins.
    – Zecharia Sitchin. (2007). Book IV of The Earth Chronicles. The Lost Realms. Harper Collins..
    – Zecharia Sitchin. (2007). Book V of The Earth Chronicles. When Time Began.Harper Collins.
    – Zecharia Sitchin. (2007). Book VI of The Earth Chronicles. The Cosmic Code. Harper Collins.

    Historias relacionadas:

    Historias relacionadas

    Las Crónicas Anunnaki III: Después del diluvio
    Anunnakis

    Comparte este artículo

    Alan Brain

    Alan Brain

    Comunicador audiovisual e investigador independiente. En Los Divulgadores, Alan Brain cubre los rubros de astronomía, ciencia, estudios bíblicos y extraterrestres, entre otros. “Un divulgador necesita ser, al mismo tiempo, un investigador exhaustivo, un traductor riguroso y un buen narrador.” @alanbrain.

    Raúl Julia Levy declara que documental mostrará un cadáver extraterrestre.

    Entrada siguiente »

    Detrás del documental maya-extraterrestre de Raúl Julia Levy

    3 Comentarios

    mostrar comentarios + esconder comentarios -
    1. / 10 noviembre, 2011

      Me parece excelente…;-)

    2. Alan Brain
      Alan Brain
      / 3 noviembre, 2011

      Gracias a ti por el comentario Freddy. Un abrazo

    3. freddy
      / 2 noviembre, 2011

      exelente comentario estan haciendo historia suerte amigos

  • Esperanza Montes CCompi
    10-11-11

    Me parece excelente…;-)

  • Cristianismo

  • museo de la biblia steve green scott carroll bible museum

    El infame Museo de la Biblia

    En el 2017, en el corazón de Washington D.C, el multimillonario Steve Green abrirá las puertas del espectacular Museo de la Biblia. Una inversión de 800 millones ...

    Lea Más
  • BADALOCCHIO, Sisto The Dead Christ

    El verdadero final del evangelio de Marcos

    Entre los últimos versículos del evangelio canónico conocido como el evangelio de Marcos, duerme anestesiada una historia que demuestra que la Biblia más que la pura ...

    Lea Más
  • Explorar más entradas

    Más

    Annunakis

  • Anunnaki, Peru, extraterrestres, teshub, Wiracocha, Tiahuanacox

    Los Anunnaki: la conexión Perú VIII (la primera pista)

    La reconstrucción de la historia sobre la posible presencia Anunnaki en el Perú empieza a tomar forma y cobrar sentido como una cronología alternativa a la historia ...

    Lea Más
  • Anunnaki, tiahuanaco, Sitchin, posnansky, titicaca, oro

    Los Annunaki y los secretos del lago Titicaca

    En el altiplano boliviano, a 4,000 metros de altura y casi a orillas del lago Titicaca, yacen los restos pétreos de lo que continúa siendo uno de ...

    Lea Más
  • Explorar más entradas

    Más
    2012 Abducciones Anunnaki Astronomía Contacto extraterrestre Enki Enlil Exopolítica Extraterrestres Historia alternativa del Perú Historia de la biblia Jesucristo Mayas NASA Nibiru Nuevo Testamento Ovnis Raúl Julia Levy Sumerios Tormentas solares Vida extraterrestre Zecharia Sitchin