Historia de la Biblia II: Los evangelios
Los Divulgadores
Este es el segundo capítulo, de una serie de diez, sobre la historia de la Biblia, especificamente del Nuevo Testamento. Historia de la Biblia II: Los evangelios
    Print Friendly

    Historia de la Biblia II: Los evangelios

    1 Agosto, 2011 por
    Biblia los 4 evangelistas Rubens

    “Los cuatro evangelistas”, Pieter Pauwel Rubens.

    Este es el segundo capítulo, de una serie de diez, sobre la historia de la Biblia, especificamente del Nuevo Testamento. Si las cartas escritas por Pablo de Tarso son los documentos más antiguos del cristianismo, los más importantes son los evangelios que narran la vida del líder del movimiento. Los evangelios se escribieron respondiendo a la necesidad de los creyentes de saber más de la vida, las enseñanzas, la muerte y la resurrección de su maestro. En los años posteriores a la muerte de Jesús se escribieron muchos evangelios, como el Evangelio de Tomás, el de Marcos, el de Pedro, el de Mateo, el de Lucas, el de Juan, el de Felipe, el de Judas, el de los Nazarenos y el de los Ebionitas, entre muchos otros.

    Historia de la Biblia II: Los evangelios

    Solo cuatro de esos evangelios fueron incluidos en el Nuevo Testamento de la Biblia: Mateo, Marcos, Lucas y Juan. Según la tradición católica fueron escritos por Mateo, un apóstol que era un recolector de impuestos; Juan, “el discípulo amado” mencionado en el cuarto evangelio; Marcos, el secretario del apóstol Pedro; y Lucas, el compañero de viaje de Pablo. Nada de esto es cierto.

    Según Bart Erhman, el nombre de los evangelios lo dice todo, por ejemplo en “El Evangelio Según Mateo”, es evidente que quien le puso ese nombre no fue el autor. Es muy extraño que un autor titule su libro en tercera persona.

    Es más, el Evangelio de Mateo, atribuido al apóstol Mateo, está escrito en tercera persona, narra lo que “ellos”, Jesús y sus discípulos hicieron, y no lo que “nosotros” hicimos. El autor no se incluye en el grupo de discípulos. Cuando en el mismo evangelio, Mateo es llamado para unirse a los apóstoles, se habla de “él” y no de “mi”.

    Mateo IX, 9, Cuando se iba de allá, al pasar vio Jesús a un hombre llamado Mateo, sentado en el despacho de impuestos, y le dice “Sígueme”. El se levanto y le siguió.

    ¿No seria lógico pensar que si realmente el apóstol Mateo escribió este evangelio se habría asegurado de dejar bien en claro que él fue el autor.

    Historia de la Biblia, P46

    Papiro 46 o P46. Este documento fue escrito alrededor del año 200 DC y contiene la mayoría de las cartas de Pablo. Es una de las copias más antiguas existentes del Nuevo Testamento.

    Lo mismo sucede con el evangelio atribuido al apóstol Juan. Al final del evangelio el autor dice:

    Juan XXI, 24, Este es el discípulo que da testimonio de estas cosas y que las ha escrito, y nosotros sabemos que su testimonio es verdadero.

    El autor diferencia entre su fuente de información a la que se refiere como “el discípulo que da testimonio” y él mismo, al que se refiere como “nosotros sabemos que su testimonio es verdadero”. Aquí todo indica que el autor y el testigo de los hechos son dos personas diferentes.

    El caso de Lucas es el más patético, pues aparentemente no estuvo cerca de algún testigo ocular. Según la Iglesia fue acompañante del autodenominado apóstol Pablo de Tarso, quien ni siquiera conoció a Jesús. En el evangelio que se le atribuye a Lucas, el autor reconoce además que no estuvo presente en los hechos, sino que investigó y que lo escribió por encargo de un tal Teófilo.

    Lucas, I, 1-4, Puesto que muchos han intentando narrar ordenadamente las cosas que se han verificado entre nosotros, tal como nos las han transmitido los que desde el principio fueron testigos oculares y servidores de la Palabra, he decidido yo también, después de haber investigado diligentemente todo desde los orígenes, escribírtelo por su orden, ilustre Teófilo.

    No conocemos a los verdaderos autores de los evangelios de la Biblia. Estos se le atribuyeron a los apóstoles y a sus compañeros para crear la idea de que fueron escritos por testigos oculares o por gente que acompañó a esos testigos oculares.

    En general, los apóstoles no podrían haber escrito ninguno de los evangelios pues, como bien nos cuentan los mismos evangelios, ellos eran humildes pobladores de la parte rural de Palestina y si algo nos dice ese detalle, es que no sabían leer ni escribir. Un pasaje de “Hechos de Los Apóstoles” nos lo confirma.

    Hechos IV, 13, Viendo la valentía de Pedro y Juan, y sabiendo que eran hombres sin instrucción ni cultura.

    A buen entendedor, pocas palabras….

    “Despedida de los apóstoles”, Duccio de Buoninsegna.

    Además, como judíos de Galilea, los seguidores de Jesús no hablaban griego, lengua en la que fueron escritos originalmente los evangelios.

    Pero entonces, ¿Quién escribió los evangelios que tenemos en la Biblia?

    Lo que podemos conocer sobre la identidad de los autores de los cuatro evangelios, a través de su legado, no concuerda con la realidad de los discípulos de Jesús. Los autores de los evangelios del Nuevo Testamento parecen ser cristianos con una educación de alto nivel que les permitía escribir en griego y utilizar una serie de técnicas propias de la composición literaria.

    Hoy sabemos que de los veintisiete libros que componen el Nuevo Testamento, sólo ocho fueron escritos por el autor al que le han sido atribuidos. Estos son: siete de las cartas de Pablo, y “El Apocalipsis de Juan”. Aunque no tenemos claro, si ese Juan fue realmente el discípulo de Jesus.

    Los eruditos concuerdan en que el Evangelio de Marcos, considerado el más antiguo de los 4, sirvió de base al Evangelio de Mateo y al de Lucas, quienes enriquecieron el relato en forma y contenido. Es muy probable que los autores de estos últimos hayan tenido acceso a una fuente desconocida para quien escribió el Evangelio de Marcos. En cuanto al Evangelio de Juan, responde a una tradición oral muy diferente de los otros 3, que son denominados como “sinópticos” por su semejanza en el relato.

    Ante la expansión del movimiento y la aparición de nuevas comunidades cristianas con diferentes versiones sobre la vida y el mensaje de Jesús, creció la necesidad de copiar y distribuir estos escritos. Así empezaron las manipulaciones de los textos del Nuevo Testamento. Esto lo veremos en la siguiente entrega de la historia de la Biblia.


    Las citas bíblicas las hemos tomado de la New Revised Standard Version Holy Bible with Apocrypha. Oxford University Press, 1989. Para la versión en español hemos usado como base la anterior comparándola con La Biblia De Jerusalén Latinoamericana, Editorial Desclée De Brouwer, 2007. Hemos empleado además, como apoyo en caso de discrepancia, The Word Study Greek-English New Testament with Complete Concordance de Paul R. McReynolds, Tyndale House Publishers, 1999.

    Historias relacionadas:

    Historias relacionadas

    Historia de la Biblia II: Los evangelios
    Cristianismo

    Comparte este artículo

    Alan Brain

    Alan Brain

    Comunicador audiovisual e investigador independiente. En Los Divulgadores, Alan Brain cubre los rubros de astronomía, ciencia, estudios bíblicos y extraterrestres, entre otros. “Un divulgador necesita ser, al mismo tiempo, un investigador exhaustivo, un traductor riguroso y un buen narrador.” @alanbrain.

    El rostro de Jesucristo

    Entrada siguiente »

    El cazador de manuscritos de la Biblia

    Cristianismo

  • museo de la biblia steve green scott carroll bible museum

    El infame Museo de la Biblia

    En el 2017, en el corazón de Washington D.C, el multimillonario Steve Green abrirá las puertas del espectacular Museo de la Biblia. Una inversión de 800 millones ...

    Lea Más
  • BADALOCCHIO, Sisto The Dead Christ

    El verdadero final del evangelio de Marcos

    Entre los últimos versículos del evangelio canónico conocido como el evangelio de Marcos, duerme anestesiada una historia que demuestra que la Biblia más que la pura ...

    Lea Más
  • Explorar más entradas

    Más

    Annunakis

  • Anunnaki, Peru, extraterrestres, teshub, Wiracocha, Tiahuanacox

    Los Anunnaki: la conexión Perú VIII (la primera pista)

    La reconstrucción de la historia sobre la posible presencia Anunnaki en el Perú empieza a tomar forma y cobrar sentido como una cronología alternativa a la historia ...

    Lea Más
  • Anunnaki, tiahuanaco, Sitchin, posnansky, titicaca, oro

    Los Annunaki y los secretos del lago Titicaca

    En el altiplano boliviano, a 4,000 metros de altura y casi a orillas del lago Titicaca, yacen los restos pétreos de lo que continúa siendo uno de ...

    Lea Más
  • Explorar más entradas

    Más
    2012 Abducciones Anunnaki Astronomía Contacto extraterrestre Enki Enlil Exopolítica Extraterrestres Historia alternativa del Perú Historia de la biblia Jesucristo Mayas NASA Nibiru Nuevo Testamento Ovnis Raúl Julia Levy Sumerios Tormentas solares Vida extraterrestre Zecharia Sitchin