may 192012

¿Nibiru al descubierto?

por Alan Brain
 
Nibiru al descubierto

Ilustración que representa a un planeta de nuestro Sistema Solar ubicado más allá de la órbita de Neptuno, en la periferia estelar del Sistema Solar. (Ilustración por G. Bacon, STScI/NASA)

Esta semana el planeta Nibiru ha vuelto a ocupar las primeras planas de foros, blogs y algunos sitios web de noticias. El culpable de la resurrección de Nibiru es un estudio realizado por Rodney Gomes, astrónomo del Observatorio Nacional de Brasil, según el cual un planeta desconocido para los humanos podría estar orbitando escondido en los límites del Sistema Solar.

El estudio realizado por Rodney Gomes fue presentado el martes 15 de mayo en una reunión de la Sociedad Astronómica Americana en Oregon, Estados Unidos:

“Demasiado lejos para ser fácilmente visto por nuestros telescopios, el probable planeta aún no visto parece hacer sentir su presencia alterando las órbitas de los cuerpos celestes del cinturón de asteroides de Kuiper.” declaró Rodney Gomes.

Para entender la teoría de Gomes necesitamos comprender qué es y dónde se ubica el cinturón de Kuiper.

¿Nibiru en el Cinturón de Kuiper?

El Cinturón de Kuiper, también conocido como Cinturón de Edgeworth-Kuiper, es un grupo de pequeños cuerpos celestes, agrupados en forma circular, que orbitan alrededor del Sol más allá de la órbita de Neptuno.  El cinturón de Kuiper está formado por cuerpos de hielo volátiles compuestos de agua, metano y amoníaco. Se cree que estos objetos son los remanentes del proceso de formación del Sistema Solar.

En el Cinturón de Kuiper existen más de 70,000 objetos de más 100 km de diámetro, entre ellos se encuentran los planetas enanos Plutón, Haumea y Make Make.

 

El Cinturon de Kuiper Nibiru

Segun el astrónomo Rodney Gomes, las órbitas de algunos objetos del Cinturón de Kuiper (en verde) son evidencia de que existe un planeta de nuestro Sistema Solar que permanece escondido más allá de la órbita de Neptuno.

El astrónomo Rodney Gomes analizó las órbitas de 92 objetos del Cinturón de Kuiper para determinar si estas tienen una explicación científica de acuerdo a los planetas que conocemos en el Sistema Solar. Gomes encontró seis objetos cuyas órbitas no se pueden explicar de acuerdo a las leyes gravitacionales y a los planetas que conocemos:

“Lo intrigante es que alrededor de media docena de objetos del Cinturón de Kuiper, entre ellos el lejano planeta enano conocido como Sedna, tienen órbitas extrañas comparadas con las órbitas que deberían tener basándonos en los modelos existentes del Sistema Solar.”

Estas órbitas, según Gomes, fueron provocadas o alteradas por un planeta que orbita alrededor del Sol y que aún no conocemos.

Seis órbitas inexplicables

La explicación más probable para las extrañas órbitas de estos objetos celestes es la existencia de un planeta desconocido que orbita muy lejos del Sol pero con una masa tan grande que es capaz de producir efectos gravitacionales en estos objetos del Cinturón de Kuiper.

El astrónomo brasileño explicó que en las simulaciones de las órbitas de estos seis objetos que se realizaron sin incluir a un planeta adicional los objetos no presentaron la órbita que tienen actualmente.

Para Gomes, esta es la prueba de que existe un planeta desconocido orbitando más allá de Neptuno. Estas órbitas serían la prueba de la influencia de este planeta porque aunque no lo podamos ver podemos registrar los efectos de su presencia.

 

Dimensiones Tierra Neptuno Nibiru

Rodney Gomes sostiene que el planeta que podría estar causando las alteraciones en las órbitas de algunos objetos del Cinturón de Kuiper sería del tamaño de Neptuno. (Foto por NASA)

Basándose en sus cálculos, Gomes especula sobre las dimensiones y ubicación de este planeta. La primera posibilidad es que este planeta sea cuatro veces más grande que la Tierra, casi del tamaño de Neptuno, y orbite a 140 billones de millas del Sol. Es decir, 1,500 veces más lejos del Sol que la Tierra. La segunda posibilidad es que el planeta sea del tamaño de Marte y orbite a 135 billones de millas del Sol.

Las dos posibilidades producirían los efectos gravitacionales necesarios para explicar las extrañas órbitas de los seis objetos estudiados en el Cinturón de Kuiper.

Atrapado por el Sol

Rodney Gomes también trata de explicar los orígenes de este planeta. El planeta desconocido podría haber sido expulsado de su propio sistema estelar y luego, debido a la fuerza gravitacional de nuestro Sol, haber caído en nuestro Sistema Solar; o el planeta podría haber sido parte original de nuestro Sistema Solar y habría sido expulsado posteriormente a causa de las fuerzas gravitacionales de los demás planetas.

Sobre la posibilidad de localizarlo, Gomes sostiene que es muy difícil porque sus cálculos no dan información suficiente sobre su ubicación especifica y los astrónomos no tienen como determinar donde empezar la búsqueda.

Para algunos colegas de Gomes, como Rory Barnes, este estudio no presenta pruebas suficientes para afirmar que existe un planeta más en el Sistema Solar pero sí nos muestra el camino para encontrarlas:

Gomes ha establecido una forma de determinar cómo ese planeta podría haber esculpido parte de nuestro Sistema Solar. Sí, la evidencia no existe todavía, pero yo creo que el punto más importante es que Gomes nos ha mostrado que hay formas de encontrar esa evidencia.”

 

Observatorio Brasil 2

Los hallazgos del astrónomo Rodney Gomes del Observatorio Nacional de Brasil (en la foto) podrían ayudarnos a comprender mejor el proceso de formación de nuestro Sistema Solar. (Foto por Observatorio Nacional de Brasil)

Hal Levinson, un astrónomo del Instituto de Investigación del Sudeste en Colorado, dice que no sabe que deducir de los hallazgos de Gomes:

“Me sorprende que un cuerpo celeste tan pequeño como Neptuno pueda tener los efectos que Gomes observa pero yo conozco a Rodney y estoy seguro que hizo los cálculos correctamente.”

¿Podríamos estar frente a un indicio de la existencia de Nibiru?

No lo creo.

La terrible sombra de Nibiru

Lo cierto es que Nibiru se ha convertido en el nombre de turno para cualquier objeto celeste desconocido y esto más que apoyar el estudio serio de las teorías de Zecharia Sitchin las caricaturiza.

Nibiru es, fundamentalmente, el nombre que Sitchin ha considerado más apropiado para denominar al planeta de los Anunnaki basándose en su interpretación de las tablillas y sellos cilindro sumerios.

La característica que comúnmente utilizamos para determinar si un cuerpo celeste puede ser considerado como el planeta Nibiru es su larga órbita de 3,600 años. Cualquier planeta cercano al Sistema Solar con una órbita que tenga alrededor de 3,000 años de duración es un posible Nibiru.

Si bien Zecharia Sitchin se atrevió a calcular la órbita de Nibiru (3,600 años) e incluso propuso que esta tiene una inclinación sobre la elíptica del Sistema Solar, esto no es la piedra angular de la investigación y no debería ser el detalle que nos permita discernir si un cuerpo celeste es el planeta Nibiru.

 

Zecharia Sitchin Nibiru Via Lactea

Para confirmar las teorías de Zecharia Sitchin necesitamos construir un caso sólido sobre la presencia Anunnaki en las civilizaciones antiguas del planeta Tierra. Tratar de confirmar el trabajo de Sitchin a través de la búsqueda de Nibiru es una empresa casi imposible.

Al ritmo que avanza la astronomía, en los próximos veinte años podríamos encontrar diez nuevos planetas en los extramuros del Sistema Solar que podrían ser considerados como Nibiru.

Es más, el mismo planeta Sedna con su órbita de 10,500 años podría ser Nibiru. Finalmente, 3,600 por tres es 10,800 y Sitchin podría haberse equivocado por unos cuantos miles de años.

No estoy afirmando que Nibiru no existe. Simplemente no tenemos como determinar si alguno de los planetas que detectamos en los límites del Sistema Solar es el planeta Nibiru.

Hasta dónde sabemos, el probable planeta Nibiru podría estar deshabitado. En ese caso, la única forma de confirmar que estamos ante el planeta de origen de los Anunnaki sería esperar cientos de años hasta que este planeta se acerque al centro del Sistema Solar si es que su órbita lo trae a nuestra vecindad cósmica.

En todo caso, al margen de que el posible planeta Nibiru esté cerca o lejos de nosotros, tendríamos que enviar una nave para explorar su superficie en busca de restos de civilización, específicamente restos de los Anunnaki.

Ahora, si el probable planeta Nibiru estuviera poblado por seres extraterrestres podríamos enviar un mensaje de radio para tratar de comunicarnos con ellos. Estos seres podrían confirmar que son los Anunnaki que crearon a la humanidad y convivieron con los sumerios, podrían revelarse como representantes de otra raza extraterrestre o podrían no respondernos dejándonos sumidos en el silencio estelar.

 

Observatorio Brasil 1

El estudio realizado por Rodney Gomes, astrónomo del Observatorio Nacional de Brasil (en la foto), podría ayudarnos a descubrir un nuevo planeta en los extramuros del Sistema Solar. (Foto por Observatorio Nacional de Brasil)

Siendo realistas, estamos muy lejos de poder llegar a la verdad sobre el planeta Nibiru. Por ahora, la búsqueda de los huellas de los Anunnaki en las civilizaciones antiguas terrestres se nos presenta como la posibilidad más cercana para confirmar las teorías planteadas por Zecharia Sitchin.

Lo importante es que estudios como el de Rodney Gomes nos muestran que la astronomía permanece, como una de las pocas disciplinas científicas en las que aún no se respira ese aire enrarecido que expelen las verdades que han permanecido resguardadas en la fortaleza del paradigma de turno.

No se trata de encontrar al planeta Nibiru sino de ser capaces de aceptar la posibilidad de que quizás la historia del Sistema Solar y de nuestro planeta sea más extraña de lo que creemos y estar dispuestos a replantearla frente a los nuevos hallazgos sin prejuicios ni limitaciones.

Fuentes: National Geographic, Digital Journal, Observatorio Nacional de Brasil.

Historias relacionadas:

Comunicador audiovisual e investigador independiente. En Los Divulgadores, Alan Brain cubre los rubros de astronomía, ufología, estudios bíblicos e historia alternativa, entre otros. “Un divulgador necesita ser, al mismo tiempo, un investigador exhaustivo, un traductor riguroso y un buen narrador”. Puede seguirlo en twitter en @alanbrain.
Alan Brain
Alan Brain
Vea todos los artículos escritos por Alan Brain

Creative Commons Reconocimiento-No Comercial-Sin Obra  Derivada 3.0 Unported License

El contenido de los artículos de Los Divulgadores está protegido por la licencia Creative Commons Reconocimiento-No Comercial-Sin Obra Derivada 3.0 Unported License.

Opine sobre esta historia
  1. 1

    Hace poco la cásula espacial China Shenzhou 8 vió un planeta azul con satelites, no era La Luna, ni Venus, Ni Marte, ni Jupiter entonces solo cabria pensar en Nibiru.para aumentar el misterio, los Chinos no quieren hablar del asunto.sin embargo seria Nibiru, que ademas coincide con la profesias de los Indios Hopi sobre la estrella Blue Kachina y luego la estrella red kachina que apareceria al final de los tiempos.Los Hopi serian descendientes de los Mayas que luego habitaron Norteamertica. http://www.youtube.com/watch?v=HbdttDqW8Ck

  2. 2

    Ojalá alguien con influencia y posibilidades económicas suficientes pudiese conseguir hacer el estudio de ADN de la reina Puabi.

  3. 3
    José dice:

    Sr. Alan lo escucho en el programa del Sr. Choy.
    Saludos cordiales hace un buen trabajo “divulgando.”

  4. 4

    eso era lo que queria sitchin pero no lo logro

  5. 5
    EDUARDO dice:

    Hola Alan, muy interesante el tema, no te pude escuchar en el programa del doc, sera motivo para bajarme el progrma grabado.
    Saludos

  6. 6
    Alan Brain Alan Brain dice:

    Hola Eduardo,

    ¿Cómo estas? el programa fue interesante en tanto que siempre es muy interesante conversar con Anthony. Por otro lado, el tiempo nos quedó corto y si bien logramos entrar al tema, no pudimos desarrollarlo en detalle.
    En todo caso lo del Monolito de Pokotia y la Fuente Magna merecen un programa entero.

    Saludos cordiales,

  7. 7
    EDUARDO dice:

    Que tal Alan?. Sabes no lo ho he comentado yo formo parte de un grupo de investigacion hemos estado en 02 oportunidades en el programa de Anthony, me intersaria poder entrevistarte y conversar mas acerca de este y otros grandes temas, espero puedas tomarlo en cuenta ya que estos temas son de gran interes y espero que pronto la gente pueda tomar consciencia que la realidad es mucho mas compleja de lo que creen.

    Saludos

  8. 8
    Alan Brain Alan Brain dice:

    Hola Eduardo,

    ¿Cómo estás?
    Encantado de conversar con ustedes y colaborar en lo que este a mi alcance.
    Puedes escribirme a alanbrain@losdivulgadores.com

    Yo estaré en Lima hasta el 29 de este mes.

    Un abrazo

    Alan

  9. 9
    Elvis Montes dice:

    Que pena que no se pudo, hubiera sido una gran revelación ..

  10. 10
    Elvis Montes dice:

    Y de ser este planeta se esperan grandes expectativas!

  11. 11
    Ady dice:

    Mucha gente dice lo mismo y dudo que todos se ekivoquen yo solo espero ke el dia de mañana podamos ablar con ellos como lo icieron antaño los sumerios y que limpien la tierra de toda la gentuza ke nos llevan esclavizando siglos

     

  12. 12
    alephgaia dice:

    Cada vez estoy más convencido de que Sitchin se equivocó identíficando el periodo de traslación del planeta Nibiru con el número número 3.600, que para mí es simbólico. Se trataría de una “orbita” o círculo orbital que responde más bien a un periodo de tiempo “sagrado” o “divino”. Es una especie de “gran recorrido circular” desde el punto de vista de los dioses. El cómputo numérico sumerio era sexagesimal. Su base era 6. Todos sus cálculos pues derivan de los múltiplos de esta base. 6×6=36; si se multiplica por 10 da 360 grados que es la circunferencia. Para hacer referencia a lo divino o a lo cósmico  se multiplica a su vez por 10, en este caso: 360×10= 3.600, como número u órbita cósmica o divina, queriéndose expresar con ello algo sublime y grande.

    Creo que este denominado planeta “Nibiru” no tiene que ser necesariamente un planeta, sino que puede tratarse de, lo que ya se ha llegado a conjeturar, una estrella enana marrón con su correspondiente cohorte de planetas. Si miramos la Historia de nuestro mundo veremos que la última auténtica catrástofe climática acontecida se remonta a unos 13.000 años – periodo de deglaciación- El número 13 es número de mal augurio.

    Dice la Biblia 1 día de Dios son como 1.000 años para el hombre. Hagan sus propios calculos.

Deja un comentario

Trackbacks y Pingbacks (3)
Trackbacks y Pingbacks (3)
  1. [...] —>¿Nibiru al descubierto? [...]

  2. Información Bitacoras.com…

    Valora en Bitacoras.com: Esta semana el planeta Nibiru ha vuelto a ocupar las primeras planas de foros, blogs y algunos sitios web de noticias. El culpable de la……

  3. [...] espacio, con la misión de búsqueda del Planeta X, cuyo verdadero nombre es Nibiru (ver historia), no se utilizó ningún cohete de la Nasa, sino que fue llevada al espacio por un avión militar [...]

All original content on these pages is fingerprinted and certified by Digiprove This site is protected by WP-CopyRightPro